19 de abril de 2010

Fotografías chuscas presenta



Una selección de fotografías chuscas, en vista de que mi vidita miserable ya no es tema de estudio en este bló (y eso que he ido a buenos conciertos, me he metido drogas duras, fui violada por una teibolera, tuve sexo animal, me congestioné con alcohol, compré unas prostitutas y eduqué a siete monos parlanchines).


Selección de whiskies baratos en un súper de Buenos Aires. "Me da un Glasgou en las rocas". "Para mí que sea un Hiram Walker con el ese refresquito que no se sabe si es de lima-limón o de qué, ese mero".


Busque la palabra jocosa en este cartel de comida colombiana en Cartagena. Pista: sólo piense en esa conocida canción de Luis Miguel: "tengo todo ---- a ti".


En Venezuela sí están al tanto de nuestras expresiones, aunque no están enterados de que un sombrerudo con sarape difícilmente diría "padrísimo, güey". De hecho, no diría nada, porque se ve que se está cayendo de pedo.


En el súper de El Calafate discriminan a toda la prole de Chita y al noventa y cinco por ciento de la gente que conozco.


Sé que no entienden la foto porque apenas se ve, pero a mí me mataba de risa la primera vez que la vi en Santiago. Nótese el brazo mutante de la niña, que sería lo máximo para los chavos de Photoshop Disasters. Pero lo mejor es el slogan de "un 7 en calidad", que nos hace pensar en lo sinceros que son esos fabricantes de zapato para niño.


También en Santiago, el día que Bachelet agarró sus cosas y dijo "adiós adiós, no me extrañen, yo ya estoy muerta". Hasta la vista, baby (para que vean que no sólo los de Metro y El Gráfico tienen sentido del humor).


Selección "Pancho Villa es la hostia"


Estos finísimos productos mexicanos los encontré en un estante de "comida del mundo"; es decir que, en el sur, los frijoles y las tortillas son tan exóticos como la salsa de soya y la mermelada de pepitas iraníes.




En Argentina, ya cualquiera lo sabe, conocen los hot-dogs como panchos. Por ende, ¿qué nombre más original que ponerle a una hot-doguería el nombre de... Pancho Villa? ¡Brillante! ¡Elocuente! ¡Sublime!


Ahora que la veo, esta foto no es graciosa ni de lejos. Aunque una salsa que se llame México es como un whisky que se llama escocés. Un momento...


Y con ustedes: el único lugar al que me interesa ir en el mundo.


***


Algunas veces he contado aquí, casi de pasada, que durante la universidad fui depositaria de gran cantidad de confesiones. Mis compañeros, por alguna razón, me tenían mucha confianza, así que iban y me contaban toda la cantidad de estupideces que hacían. Yo, desde luego, les pagaba con la única moneda que conozco: escribir todas sus boludeces en un mamotreto sin censura.

Ahora lo releo y me parece muy vulgar. Ya casi nadie de los que ahí aparecen me importa, así que sus secretos pierden interés. Es sólo una recopilación de quién amaba a quién, por quién lo dejó, quién los vio, qué pensó quién, quién practicaba la zoofilia, quién se golpeó con quién mientras quién se besaba con quién en un campamento donde quiénes nos metíamos qué y al día siguiente quién dijo: "yo sé quién fue y quién se robó mi qué y no manchen, bola de putos", y mis sentidas reflexiones al respecto.

Sin embargo, rescaté algunos párrafos y los junté malamente, para inaugurar en el otro bló una serie con mis peores escritos adolescentes. Cómo sé que todos son textos fallidos, que nunca saldrán a la luz, y que ahora, a la distancia, sólo me causan vergüenza, se me ocurrió que debían encontrar una especie de reducto final. No servirán nunca para nada, salvo para demostrarme que el único beneficio de saber lo mal que escribía antes es saber que en el futuro pensaré en lo mal que escribo ahora. Y eso es un consuelo.

Sólo tenía veinte años recién cumplidos, y era una especie de adolescente tardía que se tomaba todo muy en serio (igual que ahora), pero... tenía mi corazón:

Mi vida en la universidad - Introducción


¿Ya vieron? Un mono parlanchín diciendo "hola, qué tal, soy un mono parlanchín".





9 comentarios:

Miguel Lupián dijo...

Muy buenas fotos. Hace poco más de un mes anduve por esos lugares. Me daba mucha risa los letreros que usaban para indicar el cruce de escolares: el muñequito flexionando la pierna derecha y la mochila en el brazo izquierdo. Lástima que se me perdieron las fotos (con todo y cámara)

Mathrocker dijo...

Jajajja, por qué discriminan a los changos, eso no les gustara a los monos del laboratorio donde estoy. Jjajaja, nunca creí que alguien más usara el termina "adolescencia tardía" de esa forma jejeje (adolescencia que superare hasta el 27 de septiembre cuando vea a los Cranberries y me convierta en un hombre jajaja).
Que chido que ya posteaste algo jojojo.

Lenna dijo...

Lo único que puedo decir es: Que jocoso.

(Y en serio me estoy muriendo de risa, pero una risita pequeña, no vaya a ser que acá en burocracilandia piensen que otra directora se volvió loca)

Rubo dijo...

Qué bonito, tenía mucho que no encontraba posts con fotos chistosonas. Y este es internacional, ¡yey!

El Agus dijo...

¿Y entonces quién se metió con quién cuando hicieron que cosa agarrados de dónde cuando fueron a aquél evento donde se celebraba la cosa esa que hacen anualmente?....

¿o como?.

[MAC] dijo...

deputamadre es una marca que veo es mas grande de lo que creí. yo la conocí en canadá, muy cara pero chingona, por cierto.

Kyuuketsuki dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA, me matas de risa. La de "execto" fue ampliamente disfrutada... bueno, todas, en realidad :D

ge zeta dijo...

We, yo quiero una botella de mi Güisqui.

N. dijo...

La de Changos no tiene abuela. Amo este tipo de fotitos, los viajes no son viajes sin ellas.