29 de abril de 2010

Temas varios



Hay tanto de lo que quiero escribir, tantos temas que en apariencia parecerían fecundos e importantes, pero no puedo concretar ninguna idea. Quiero contarles lo que sucedió en ese autobús a Iquique, donde conocí a Roland: tiene diecisiete años, es fanático de Panda, y va a estudiar una carrera como ingeniería o sistemas. Charlé con él largo rato, incluso cuando paramos en La Serena y comimos en una cafetería de high school gringa con una señora que también iba en el autobús. Me contó que, desde el terremoto, tiene que tomar pastillas para dormir.

Nunca había conocido a alguien tan encantador, tan naturalmente amable y sensato, y cuando bajamos en Copiapó por un café... le robaron su mochila. En ella cargaba su computadora, sus credenciales, todo su dinero para el primer semestre de la universidad. Él no pudo reaccionar de otra forma, la sangre se le fue de la cara y golpeó con los puños los asientos. El auxiliar, o terramozo, se le quedaba viendo con una mirada estúpida y le decía que era su culpa por no vigilar sus pertenencias.

Sentí rabia, y luego tristeza. Estuve ahí cuando le habló a su mamá y entonces se convirtió, de súbito, en un niño de doce años, y lloraba y decía "mamá, me robaron todo, todo". No pude dormir bien en toda la noche, y noté que él tampoco. Sólo temblaba y miraba por la ventana. Le dije que le prestaría lo que necesitara, pero él se negó y dijo que pondría una demanda, que como todos sabemos no llegará a ningún lado. Cuando me dio su correo tuvo suficiente presencia de ánimo para hacer una broma (Ronald... Ronald McDonald, dijo, con la voz quebrada).

Se bajó antes de que yo despertara y, cuando abrí los ojos, había un capítulo de Mister Bean en la televisión, y por la ventanilla se veía el mar azul, imperturbable.

Durante toda la mañana tuve un dolor de estómago, una molestia que no cesaba. Cuando llegué al hostal y abrí Twitter, me llevé una de las sorpresas más desagradables que he tenido en mucho tiempo.

Eso me lleva al tema del rencor.

Hay algo contra la que nunca he podido luchar: mi propio rencor. Soy la clase de persona, la estúpida clase de persona, que jamás olvida un agravio. Y no por terquedad, ni por venganza. Es sólo una de esas taras que te reducen como persona, que te hacen revivir continuamente alguna frase dicha al aire hace ocho años, una situación banal en la secundaria, algunos regaños infundamentados, ofensas en apariencia pequeñas de las que no puedes desprenderte. Te acompañan a lo largo de los años, con la misma intensidad de las convicciones y los valores morales.

Se relaciona con el perdón, supongo, y mi inhabilidad para otorgarlo. Ni siquiera a mí misma.

Pero también creo que puedo superarlo, después de muchos años, incluso después de que todos esos sentimientos negativos ya me han lacerado lo suficiente.

Está el ejemplo de Brenda, una compañera de la primaria. Durante años, años que se prolongaron desde la niñez a la pubertad, y luego a la adolescencia, sostuvimos una rivalidad que jamás tuvo tregua. A pesar de que alguna vez fuimos amigas, de que la visité en su casa y ella en la mía, hubo de pronto un enojo que me hizo creer sinceramente, durante mucho tiempo, que Brenda era una auténtica villana.

Es muy estúpido así escrito. Siempre he tenido una relación cordial con toda su familia: con su hermana, que fue mi colega; con su hermano, con el que salí con otros amigos algunas veces; hasta con su mamá, una señora encantadora. Pero Brenda siempre fue esa enemiga acérrima que nunca superaría.

Hasta que ayer, luego de un encuentro fortuito, me di cuenta de que ya no tengo motivos para odiarla. Ni siquiera para que me desagrade. De hecho, me di cuenta de que no tenía ya nada contra ella. La veo distinta ahora, e imagino que ha llegado el momento de vernos, saludarnos y reírnos por toda esa estupidez del pasado. No me veo siendo su amiga, pero sé que la considero una buena persona.

Eso me lleva a pensar que quizás, en el futuro, deje de albergar sentimientos negativos en torno a las personas que, considero, me han lastimado. No es una esperanza muy encantadora que digamos, y no deja de ser inmadura y tonta. Sólo sé que, en este momento de mi vida, no olvido fácilmente. Mantengo un registro mental de todas las patanadas que me han hecho, y aunque es totalmente destructivo, es. No puedo cambiarlo así como así.

Y esto me lleva al karma.

Creo en él. He hecho otras tantas patanadas yo misma, y no las puedo cambiar tampoco, porque esas sí están en un tiempo pasado inaccesible. Por eso, imagino que lo único que quería era preguntarles, a ustedes que me leen, oh, si estarían dispuestos a entrar en una colecta para ayudar a Ronald a comprar otra computadora. Un objetivo específico y con absoluta transparencia, para que ustedes sientan un poco como que limpian su karma y yo también, casi casi de forma egoísta, deje de sentirme mal por lo de Ronald.

Así que... Acepto propuestas, hermanos míos.


Actualización:

En primer lugar, muchas gracias de corazón a todos los que se han unido a "esta noble causa", por la razón que fuere (el budismo es opcional). En segundo lugar, más tarde en este mismo bló de ocasión voy a postear los métodos que usaremos para la donación. Puede ser PayPal o CLABE bancaria, eso lo "estoy discutiendo con mis asesores". También la opción de la rifa es harto interesante, y puede ser un mecanismo más directo. Aclaro que la cifra que busco juntar es unos cinco mil pesos para la compra de una netbook, así que no es nada que no podamos alcanzar si cada uno cooperamos con, digamos, cien pesos.

¡Gracias de nuevo!



31 comentarios:

PABLO G. ESCOBEDO dijo...

obvio que si, hay que organizar algo y cuenta conmigo :D

Srita. Melancolía dijo...

Bien raro cómo pasan las cosas, yo jamás he creído en el karma, pero creo en otras cosas como la solidaridad y bla, y cómo podemos decir que queremos un "mundo mejor" y unirnos a causas como salvar el planeta y destruir el capitalismo si somos incapaces de apoyar una causa concreta, diminuta, y quizás por eso mucho más importante. Usted dirá cómo le hacemos para la colecta, suerte!

oso96_2000 dijo...

Va, no se cuanto pueda aportar, pero me apunto.

Virtux dijo...

Se me ocurre organizar una rifa - por experencia muchas personas están acostumbradas a dar y a recibir también - Te obsequio una web site para que la rifes, con dominio incluido - por un año - y el hosting por 5 años, puede ser cual quier tipo de web desde blog, tienda virtual, foro, informativa, news y redes sociales o todo junto. Aparte va incluido un auto respondedor de correos masivos con valor de 300 dlls, incluye capacitación online para adminitrar su sitio... Si te late me avisas... Saludos

Kyuuketsuki dijo...

Yo le entro.

Y no porque crea en el karma y mucho menos porque quiera limpiarlo. Se trata de una cosa de elemental justicia, así de simple. Así que tu di rana y yo brinco.

madreselvas dijo...

Me uno a la colecta, hay que hacer que todo tuiter de algo.

Emilio dijo...

¿¿Neto?? ¿¿Panda??

Fire_tony dijo...

Qué bonito post, lástima que soy pobre.

controlzape dijo...

Como explicación de causalidad el karma es una de las peores que he escuchado. Sin embargo me late la solidaridad vía blog. Yo le entro.

pd. En mi experiencia el perdón no es solución del rencor. Es el pitorreo. De uno mismo.

ernesto dijo...

Yome apuntocon mil pesos, no mas dime a que cuent los depito o como le hacemos parahacertelosllegar

Rubo dijo...

Pues suena bastante interesante. Si se organiza algo podría entrar, aunque creo que la idea de una rifa podría atraer a muchas más personas.

Don Rul dijo...

Va. Ya. No le demos vueltas.
Pon un número de cuenta en tu bló (puede ser el tuyo), describiendo para qué es la donación y tuitéalo. Pide que todos lo que depositen te envíen el comprobante para que tengas un control.
Eso es lo importante. El rencor, compadecernos de este chavo, lamentarnos de la inseguridad y las buenas intenciones no sirven para un carajo. Sólo esto.

S.S dijo...

Da un número de cuenta y el dinero llegará. Un pedo muy field of dreams.

S.S dijo...

Da un número de cuenta y el dinero llegará. Un pedo muy field of dreams.

Lenna dijo...

Me uno, pero sería más fácil si pusieras la Clabe Interbancaria...

N. dijo...

Vale, pero necesitamos número de cuenta y todo eso.

Un abrazo Lilián.

§…M@c©oC@S…§ dijo...

holaaa!!

Yo entro, sólo un número o a que, para cooperar. Saludos!

El Rufián Melancólico dijo...

¿Dónde está el número de cuenta?

Lara dijo...

Claro doña Lilián...con gusto le entramos...asté na'más diga cómo y cuándo. =)

Sabandija dijo...

Yo entro, por karma, por justicia, por ponerme en los zapatos del Otro, porque de algo más puede y debe servir el internetz, porque sí

Patitas de Perro dijo...

Hace mucho no leia una idea tan buena, pero para que todo sea mas funcional, compra una notbook aqui en mexico, preguntale a alguno de tus conocidos si tienen un buen modelo que no usen, asi la compra de la maquina sera mas sencilla o investiga en algun portal de cosas usadas, le envias el equipo y listo!.

Tal vez lo mas caro sea el envio ah! si no hay compatibilidad por el uso de energia no te preocupes.

lamarchiquita dijo...

Qué mal lo que le ocurrió al chico, pero qué bien que tú estabas ahí.
De momento no tengo varo, pero se me ocurre también que podemos armar una fiestita. Eso siempre hace un paro. Te puedo conectar un bar accesible y echarte la mano para armar el rock, si te parece viable.
No dejes de avisarme.

antinea dijo...

nuevamente al leerte es como vivir las cosas, sentí la impotencia de tu amigo para despues ver ese mar...

yo también coopero

Chilangelina dijo...

Yo me uno, avisa cómo está la onda.
¿Y dónde vive Roland, o Ronald (es que lo escribiste de las dos formas)? Digo, nomás de metiche, eda.

dni. dijo...

Diaboloz... Pues casi nunca le posteo, pero senti el coraje que debio sentir Ronald... Cuenta con mi donativo, solo abre la cuenta o di como.

Garash dijo...

Me parece muy buena tu inquietud, le entro a la cooperación. Algo chido en este mar de mierda, a riesgo de ser bobo o tal vez odioso, ¿Sabes si Ronald sigue sin compu? Digo, no sea que le sirva más la plata para la matrícula o algo así.

Saludos.

Lilián dijo...

Garash:

Sí, de hecho también pensé lo mismo y por si las moscas consulté. Me contó que consiguió un trabajo de medio tiempo para gastos, pero que sí le hace mucha falta la compu. Así que realmente es eso, de forma concreta.

Además, me había contado que se le habían regalado por buenas notas. En fin. Ojalá pueda ponerse al corriente con sus estudios.

Raul dijo...

Mandame el mail de paypal...

@isopixel

Adri la miel dijo...

Me gustaría colaborar Lilián, pero no puedo por IBAN, ni paypal, menos ir a la sucursal puesto que ando en Europa como te había dicho.
¿Habrá alguna otra forma de hacerlo?
Saludos

Unicornio dijo...

Acabo de llegar de una (ya clásica, no me quejo) Intercepción... y leo esto.

Por Justicia, Por Honor, Por Amor, Por Humanidad...

(Chín, esto ya se amoló. Me fusilé el cartel de "Armageddon", con Bruce Willis, Liv Tyler, Ben Affleck, Billy Bob Thornton, Steve Buscemi, Michael Clarke Duncan, etc., 1998, Touchstone Pictures... perdón).

...en pocas palabras:
¿¡ QUÉ ESPERAMOS!?

Tú mandas, Comandante.

Formalmente, se pone a tus órdenes,

el Subalterno (por una buena causa) Unicornio...

P.D. Luego te escribo más... nomás desempaco...

Ronald Sepulveda dijo...

Han pasado casi 5 años de aquel horrible momento, pero de lo malo siempre viene algo bueno. Como dice un amigo las cosas buenas tardan en llegar y gracias al apoyo de todos ustedes y en especial a la ayuda de Lilián persona a quien aprecio muchísimo,hoy ya soy todo un profesional, tengo un buen trabajo y un buen hogar donde vivir.

Espero que la vida los premie a cada uno de ustedes y los colme de felicidad!!!!!

Pasaron muchos años de aquel entonces, pero jamás olvidaré a sus buenos corazones.

Viva México Cabrones!!!!!!!! un abrazo desde Chile, Ronald!!!!!!!!!