31 de agosto de 2009

¿Eh? ¿Hoy es el día del qué?


El 25 de agosto cumplí 4 años como bloguera y lo olvidé por completo. En lugar de eso, comí curry con arroz blanco y salsa Sriracha, y después vi una película para niñas con mi amiga de infancia, y luego me fui a dormir y desperté sin la sensación del aniversario recién cumplido.

Sé que hay blogueros más antiguos, pero denme un corte: a nadie le importa.

Cómo empezó La Isla a Mediodía

Era un caluroso día de abril y yo cursaba el segundo año de mi educación universitaria. Un día, fuimos a un concierto de Placebo (sí, todo se remonta a un concierto de Placebo). Al salir, mi amiga Fanny me señaló un muchacho con los cabellos caídos y lentes de fondo de botella.

- Se llama Memo, y me gusta.

Luego lanzó una risita nerviosa y se fue saltando como duendecillo a través del estacionamiento del Palacio de los Deportes.

Unas meses más tarde, en agosto exactamente, yo estaba charlando con el individuo por Messenger. Su plática era aburridísima, contestaba con monosílabos, y llenaba los silencios con "jajajas" continuos. De pronto, la luz.

- Sí, lo que escribí en mi blog y entonces...

Blog.

Había leído esa palabra antes. Tenía nociones elementales de ella, como que era un diario en línea y cualquier zoquete con capacidad motriz en los pulgares podía tener uno. Y entonces pensé: si él tiene uno, yo debo tener uno.

Enseguida le pedí la dirección de su blog. No recuerdo el nombre, pero era una canción
indie muy de moda en el 2005.

Lo leí. Había un post kilométrico, escrito penosamente, sobre el primer pesero que había tomado en su vida (Memo vivía en Juriquilla y estudiaba en el Tec de Monterrey; fue uno de las primeros usuarios de Mac que yo conocí y fue quien descubrió bandas como Explosions in the sky antes de que los torrentes hicieran a cualquier zoquete con capacidad motriz en los pulgares un ex-per-to mu-si-cal, ¡uoooh!). De inmediato supe que yo tenía que abrir mi blog, sin haber leído ningún otro, sin saber qué era un blog exactamente, sin el concepto de blogósfera y comunidad que luego llegaría a conocer tan bien.

Mi capacidad de raciocinio fue asombrosa. Cuánta lógica demostré al construir la siguiente secuencia neuronal:

Si todos los dominios en internet terminan en punto-com, y un blog está en línea, para abrir un blog sólo tengo que teclear en mi navegador blog-punto-com

En efecto, abrí mi primer blog en la plataforma Blog.com. Nadie la conocía, porque estaba desfasada y trataba a sus usuarios como autistas con problemas para deglutir los alimentos y detectar el sarcasmo. El dominio surgió en un chispazo instantáneo: ya es tarde. Pero el nombre, oh, el nombre...

En mi escritorio de estudiante tenía un librito de cuentos de Julio Cortázar abierto. Era una edición viejísima de la colección Biblioteca Básica Salvat, que luego -en un acto de zoquetismo- presté para no ver más. El libro se llamaba "La isla a mediodía".

Fue muy fácil, muy estúpido, muy indoloro. En media hora, con una conexión telefónica repartida entre las 5 sujetas con las que vivía, ya tenía un blog. Me sentía importante, me sentía poderosa, me sentía especial.

Días antes, mientras caminaba por la facultad de Química, pensaba que sería genial poder escribir sobre los temas más arbitrarios y por ningún motivo... como... como... la genialidad del Yakult y por qué la cara de Toni Collete me daba risa. Súbitamente, de un deseo espontáneo sobre la marcha, me vi en la libertad de escribir ordinarieces de poca monta.

Ya era una bloguera.


Un poco de historia básica


Ahora quiero relatarles cómo eran los días de la prehistoria blogueril.

Los blogueros de antaño estábamos obligados a conocer nociones básicas de HTML. Como nuestros antepasados con las computadoras a base de perforaciones, nosotros teníamos que arreglárnoslas con las negritas y las itálicas, pero más importante: con el diseño de nuestros blogs.

Por mi parte, mi blog adquirió fama.

En mi cabeza.

Antes, en el viejo dominio, jamás escribía sobre mí. No subía fotos. Mantenía un bajo perfil y escribía lo más arbitrariamente posible, como si el guionista de una teleserie surrealista me poseyera cada noche.

Un día, luego de escribir un post sensacional entre repetidas idas a la cafetería de la facultad y al baño, Blog.com borró mi apunte. Así, de la nada. "Señorita: no se nos da la gana publicarle su adefesio, váyase por donde vino".

Herví en cólera. Escribí un post despidiéndome de un lugar en el que me sentí como la editora de mi propia revista. Antes escribía mis posts en riguroso documento de Word, editaba las fotos en Paint, y podía pasar horas subiéndolas pacientemente a mi cuenta de ¡Photobucket!

En ese primer blog -el papá de éste- escribí dos textos que nadie creería de tan largos (y patéticamente adolescentes): mi crónica de Interpol -15 cuartillas a renglón seguido, Times New Roman, 12 puntos- y mi crónica sobre el concierto tardío de HIM -30 cuartillas a renglón seguido, Times New Roman, 12 puntos-. Ensayé mucho de lo que ahora hago profesionalmente, y fui feliz, mientras todo mundo me preguntaba qué puñetas era un blog.

Me mudé a Blogspot con el mismo título, hermoso, aunque entonces yo odiaba las playas y el mediodía. En esta plataforma todo era sórdido, frío, poco amigable. La letra era muy pequeña; los márgenes, muy estrechos y tenía una sensación de claustrofobia cada que escribía. El primer diseño tenía fondo negro, con títulos verde pálido. Después, en mi búsqueda de plantillas, encontré una negri-naranja con unas palomitas de maíz. Era infame, hacía doler los ojos y me mostraba como una veterana darqui-guanabí sin ilusiones... pero roqueaba mi mundo.

No encontré un screenshot del antiguo, ni en archive.org ni en el caché de Google. La querida @Blue4 me mandó esta impresión, que se le asemeja mucho al antiguo diseño


Más tarde, convencida por los lectores que se quejaban de vista cansada, me diseñé una plantilla con elementos tropicales. Era horrenda, pero fue mía 100 por ciento. Me desvelaba diario, hasta las 5 de la mañana, porque alguna letra inmunda en el hipertexto no cuadraba. A pesar de lo árido de la tarea, me
divertía. Eran tiempos antes del sexo con prostitutos negros.

Sí, resulta increíble pensar ahora que esa cosa era mi header, y que lo había dibujado en Paint, y que esa era mi descripción y que... (click para agrandar y deleitarse, desde luego)



Convencida de mis dotes de "programadora", me di el lujo de ostentar una plantilla navideña. No recuerdo mejor invierno que ese.


¿Y qué? ¿A un montón de copos de nieve lo llamas "diseño navideño"? ¡Dame un corte! (click para... ya saben qué)


Ahora que escribo esto pienso en el camino que he recorrido con el blog. Suena idiota, como si de pronto a un tipo se le ocurriera componerle una oda a su sillón: "Oh, sillón, ¿recuerdas cuando derramé Coca-Cola en tu tapiz? ¡Y cómo olvidar cuando pude fajarme a mi vecinita sobre tus cojines!".

El blog ha sido una de las cosas más constantes en mi vida (todo mundo aquí agrega: "y yo que soy la persona más inconstante del universo", pero son pavadas: yo soy muy constante con mis vicios). En él he consignado todos mis estados de ánimo, he revelado cosas absurdas, he cometido errores garrafales, me he expuesto y he pedido disculpas con lágrimas que nadie ve, porque los posts vienen sin video integrado de su escritura. Me ha hecho encontrar todo, me ha hecho perder casi nada.

Antes pensaba que cuando por fin escribiera de manera profesional, eventualmente abandonaría el blog. Me parecía un pasatiempo de juventud, una bonita forma de regodearse en la chispa y la jocosidad mundana. Hoy pienso que un blog es necesario, aún frente a la escritura impresa. En ningún lado escribiría como aquí (en ningún lado me dejarían escribir como aquí). Y cuando todo se vaya a la mierda, cuando todo deje de funcionar, cuando me corran de todos lados y los proyectos se deshagan como emamens en la boca, regresaré a mi blog y escribiré. Y aún antes, mientras todo se sostenga y sea feliz y productivo y satisfactorio, aún así escribiré.


Ya es tarde, de hecho

Hace poco se me ocurrió buscar un texto de mi otro blog. Segura, como otras veces, tecleé en mi navegador "www.yaestarde.blog.com". No apareció nada. Había un nuevo diseño de Blog.com, que descaradamente me preguntaba what's your story? Me quedé helada frente al monitor. Los desgraciados hijos de puta habían borrado mi blog y no habían tenido la delicadeza de informármelo. Me sumí en la más honda depresión, hasta que, 3.4 minutos después, en Twitter me dijeron que buscara en archive.org

Lo encontré todo.

La primera entrada. Todo sobre fondo blanco, casi sin fotos, porque todas se perdieron. Mi texto kilométrico sobre el parecido entre Mia Farrow y Chris Martin. Por qué me gustaba La playa. Lo que odiaba de Ratzinger. Y luego esos dos textos que hoy me avergüenzan mucho, por lo clavados y lo ingenuos, que son los de HIM e Interpol (no pongo links por pudor, pero los encontrarán, ¡los encontrarán!).

Casi todo está aquí.

Luego, mi primer post en Blogspot, en febrero del 2006.

A pesar de todo, si me preguntaran cuál es mi post favorito de entre todos, no me resulta difícil contestar. Es uno que ni siquiera tiene comentarios, que pasó de largo y se olvidó, pero que me recuerda un verano específico en el que todo cambió.

Me gusta por la cantidad de interpretación que contiene. Ese verano, ahora lo digo, murió quien fuera mi amor platónico de la juventud, a la absurda edad de 17 años. Como lenitivo instantáneo, me encerré en mi cuarto y leí hasta que los ojos me dolieron. Leía desde que amanecía hasta que anochecía, casi sin salir. Este post es un mapa de mis lecturas y mis pensamientos:

Resumen de las vacaciones de su servilleta


En cuanto al futuro...

Todos los sitios deben evolucionar. El mío tendrá una transformación profunda: ya no me gusta la letra. ¿Courier les emociona?

Chancán-chancán.




Este post fue inspirado por el Día del Blog, que es casi igual al Día del Sillón y al Día del Gas Pimienta Caduco.


28 comentarios:

J. COHEN dijo...

Yeah! Impresionante lectura de madrugada.
Sigo sin saber quién eres o porqué haces lo que haces.
Ya lo sabré.lo importante es que escribes, y carajo, lo sabes hacer.Eso lo agradezco. Y agradezco haberme topado con tu post mientras no podía dormir y la luz no era suficiente para leer el papel.
Me inspiraste. Ja.
Casi me aviento a publicar la dirección de mi blogspot de 2006.Pero no no. No no.
Si te sigo leyendo, tal vez un día tenga el valor.
Hey. Dije gracias? No. Gracias.
Feliz día del sillón, blog o abuelo. Da igual.

Distintas dijo...

Creo que ya lo sabes, me eché tu post kilométrico de HIM cuando hurgaba por aquí y por allá. Hoy te extrañamos mucho, fue una encantadora velada que lo mismo pasó por Cuauhtémoc Blanco que por "Los imperdonables" y otras cosas más mundanas. Ah, ¿qué más puede decir uno a las 4 de la mañana?

El hombre del traje gris dijo...

haartos comments en tu post de las vacaciones, pero esta chido, yo quiero ir a finlandia, cuna de mi grupo favoritao, jaja (que mamon se escucho eso). yo pa esos años aun ni sabia de los blogs, yo empecé a conocerlos en diciembre del amm... 2007 en esas horas de aburrición decembrinas en la oficina, de hecho viendo la pagina de chilango... de ahi me inmiscuí en esto de los blogs.

vaya que tu si te inspiras escribiendo

JIFF dijo...

Vientos por la constancia, yo también tengo algo así como cuatro años bloggeando y he visto desaparecer a mucha gente que inició con mucho impulso pero a la semanas, al mes o al año ya había cumplido su ciclo.

Yo suelo leerte en el google reader y ahí tus post se ven horrible, como si los hubieras copiado de güor.Pero en la pa´gina no se ven nada mal.

¿y tu entrada del blogday?

Mike dijo...

Caray!! Mi primer comentario a tus escritos fue en ese post de despedida de blog punto com, y aún recuerdo los larguísimos textos de Interpol y HIM...

Larga vida a "La isla..." =)

El Agus dijo...

Achis...¿fue "día del blog"?

¿Cuando tu?

Lilián dijo...

J. Cohen:

Me llamo Lilián y soy un ser humano, albricias albricias.

Distintas:

Creo que alguien comentó en la cuenta equivocada-ah. Ya me los encontraré próximamente.

El hombre del traje gris:

Desde luego que no fui a Finlandia, cosa que -creo- es harto evidente en el post. Me gusta también porque muchos de mis grupos favoritos en mi adolescencia son de allá. Por supuesto, crecí y tuve mejores gustos musicales. Bueno, no.

Mike:

Con toda justicia, TÚ eres el lector más antiguo y más fiel de este cuchitril. Me sacas lágrimas de los ojos, y te mereces un premio, que ya estoy fabricando.

Jiff:

Errr (con voz nerviosa). Es éste -el post del blog's day.

El Agus:

¡Ayer!

Chavaluria dijo...

Muchas Felicidades por el aniversario de tu blog..ojalá y lleguen más...¿30 cuartillas? ¿Estabas en crack o que?

El hombre del traje gris dijo...

jaja si eso me imagine, aun asi, yo si quiero ir! jaja

Saludos

Tumeromole dijo...

Y es aquí donde digo -MUY en serio-:
Por Alá, qué grande eres, Lilián.

Felicidades por tan buen blog, siempre es harto gratificante leerte. Y como te dije aquella vez que no me creíste (o tal vez sí, no sé): "Soy fan".

Saludos.

lavega dijo...

mmm yo quiero cambiar el lay out de mi blog, pero no se, alguna indicacion/comentario/hint/tip?

Space Tutsi Pupu dijo...

Sufro oh Lilián! porque quién como tú (alargue la ú) para escribir como sólo tu sabes hacerlo, a mí me parece que eres una de esas personas que sufre de enchine de piel y que cuando hablas debes hacer un montón de caras y gestos y expresiva muy debe ser tu feis.
Te leo desde la Universidad, a veces me daba leer blogs de un jalón porque en un rancho, oh pobre vida que llevo, la gente ha de leer de otra gente que uno no ha de conocer nunca jamás.
Pero ahí están los blogs, y lo digo sin ánimo de barbear, a menos que aflojes, ejem, que el tuyo es uno de mis favoritos, por mucho.
Y así.

El Agus dijo...

Contestaste un comentario mio !! Albricias !! No me enteré que ayer fue dia del blog !! Soy un tarado !! jejejeje.

Rodrigo Hernández dijo...

Noooo! courier no!

Mejor una sans serif carismática como... Univers

D´Maurice dijo...

A mi me gusta leerte.

(¡no cambies!) lease tono Anahi

Kyuuketsuki dijo...

Tu si que eres una bloguera de calidad.

Reconozco con vergüenza que me enteré que diablos era un blog hasta mediados de 2006 y se me ocurrió hacer uno... en myspace!!! jojojo

Dislates de juventud, me gustaría decir. Mas, teniendo en cuenta que apenas tengo unos meses en blogspot... pero beh, todos cometemos errores. Felicidades :D

Salles dijo...

Los post kilométricos suelen encender en mí un sentido sensor, paternal y corrector. Me voy al "deje un comentario" sin dar lectura al mamotreto digital y, con gran serenidad, le digo al escritor en ciernes: "mijo, esto NO ES literatura".

Este post no es el caso.

Me sentí como en esas películas buenas -muy buenas- donde, pese a las 3 horas que estuviste sentado en la incómoda butaca Cinemex, llegan los créditos, la canción final y te preguntas "¿Apoco ya se acabo?". Fluido, conciso, directo, ameno, y lo mejor de todo, no necesito tener mi diccionario a la mano.


En resumen: gran entrada, gran blog.


PD: Espero que cuando llegue a mi primer año me avergüence de mis comienzos con el ánimo y humor que tu has hecho.

Essex dijo...

Que chinga, 4 años constantes.

Felicidades al blo'!

Omar dijo...

Como marca el manual del mal mexicano, llego tarde a la celebración pero con el ánimo impoluto (espero signifique lo que busco expresar) por el gran acontecimiento.

En mis tiempos tuve inicios similares a los tuyos, con la diferencia de que yo nunca tuve el catálogo de matices en la escritura como el que tú utilizas.

Espero, confío, ruego porque no caigas en el mismo error que tuve y cierres tu blog.

Felicidades y gracias por compartir.

JIFF dijo...

si, si, pero ¿tus recomendados?

Leslo dijo...

¡Cuatro años! Te felicito, me gusta tu blog.

YIZUS dijo...

Encontré tu blog buscando ese cuento de Cortázar, porque, claro, yo también presté el libro...

Unicornio dijo...

No hay duda que siempre se aprende algo nuevo...

Pero... ¿qué hago aquí?

Voy volando a "archive.org" !!!

'chas Gracias.

Atentamente,
el raudo Unicornio...

P.D. No sé quién serás, pero...

¿Te dí las gracias, verdad?
Gracias!!

Gabriela/undies dijo...

"(...)quien descubrió bandas como Explosions in the sky antes de que los torrentes hicieran a cualquier zoquete con capacidad motriz en los pulgares un ex-per-to mu-si-cal"

Líneas llenas de verdad, odio ese efecto torrent/blog de música donde todos son unos grandes conocedores y sólo se basan en mp3 y lo que dice Pitchfork media y no han comprado un disco en años. Maldito hipsterismo musical que llena de esa gentuza los conciertos en la actualidad.

Lilián dijo...

¡Lo sé! Y me cuento entre esa gentuza, aunque yo siempre he dicho que tengo un gusto musical para el perro.

Por cierto, te veo el sábado 12 diyeando en el Tokyo Pop con los Candy, ¡yay!

Gabriela/undies dijo...

Yay!

Carla dijo...

Yo llegué a leer ese del Yakult, el de Mia Farrow, lo de los conciertos (placebo, definitivamente memorable) y recordé que sigue no gustándome. En fin.

Falicitations!

P.S. Chale, yo voy a cumplir en Oct 3 años con el flickr... Ah, cómo pasa el tiempo. Jaja.

Carla dijo...

Posdata de la posdata: Jaja, y hasta tuve que abrir mi primera cuenta para checar la fecha de la priemr foto que subí, jajajaja. No buena, por cierto.

Un abrazo mijaza, tchaus! :)