9 de febrero de 2006

Mi Primer Choro en Blogspot (Guau, dice un mono)

Pues yo tenía un blog. Se llamaba La Isla a Mediodía. ¡Ah! (se oye al fondo de la sala). ¡El mismo nombre que este mismísimo blog! Correcto, tome diez puntos (lector toma diez puntos y luego no sabe qué hacer con ellos). Y era un asunto de vida o muerte: o me mudaba o mis nervios ya crispados arremetían contra las partes buenas -las saludables, pues- (imaginar una lucha campal entre órganos internos y las vísceras más chorreantes de sangre como jueces). Decidí que la plataforma blog punto com no era para mí. ¿Que cómo lo hice? Le dije adiós y me largué. Le dije “vas y chingas a tu madre y de paso me la saludas”. Evidentemente, no obtuve respuesta alguna y eso, por supuesto, calentó mis entrañas. De modo que quise obtener venganza. Le dije “pues lo serás tú hija de puta” y otra vez nada. La maldita -¡mil veces maldita!- planeaba herirme con el látigo de su desprecio. “Tú te lo pierdes”, y me fui.
Cuántas noches en desgracia ha pasado blog punto com sin mí.


En realidad blog punto com es una tomadura de pelo. Entre los blogs más chafas del mundo, figura en el primer lugar y, para quien lo dude, yo misma le he otorgado la medalla de platino. Ganada a pulso, que conste. Ironías de la vida: uno pensaría que al teclear http://www.blog.com/ aparecería al instante una cosota de lo más moderna, con mil y un artilugios, con posibilidades infinitas, con vistosas pieles (¿blog skins? No succionen: yo sólo utilizo el español más meramente mexicano, sí eñor) y, en general, unos detallotes de miedo. Para apantallar, se entiende. Pero no. En blog no hay nada, salvo obsoleteces y diarios en línea de niñitas portuguesas. Inservible como el que más.

¿Que por qué pongo una foto de los rápidos Vanhankaupunginkoski en el distrito de Vanhakaupunki? Pues porque quiero. Porque es Finlandia.

Y por eso me mudé. Agarré mis escritos (posts los llaman los avezados en estos menesteres) y dije “me voy, no lloren por mí”. Estuve buscando un cantón decente y caí en este cuchitril. Ni pez. No se fijen en la decoración de quinta ni en las letritas horrorosas que con trabajos se ven. He ahí algo que, al menos, extrañaré de blog punto com: harto espacio y mucha, mucha libertad.

<---Una aurora boreal. Está bonita.

Por un tiempo habrá mucho movimiento y sandeces en apariencia novedosas. Los beneficios de la mudanza, se comprende. Luego un periodo más o menos ocioso, comprensible dada mi condición de mujer MUY ocupada y después, si tienen suerte, escritos dos tres armados acerca de mi exjefe idiota, mi maestro idiota, mi amigo idiota… ya saben, toda la gente idiota sobre la cual es importantísimo escribir. Por cierto, pensé que no podría reciclar mis obras de arte, pero luego ¡oh sorpresa! descubrí ese elemento poderosísimo llamado HTML. Alá salve al hipertexto.

Alá nos resguarde

Por cierto, mi discurso de bienvenida en el otro lugar (¡ya siento la nostalgia a flor de piel!) rezaba más o menos así:



El Primer Choro (así, con mayúsculas) tiene un discurso que
va enfocado, más o menos, a dar a conocer al posible lector toda la onda que acá
el escribidor se trae: qué música le late, qué películas le laten, qué
rollos le laten y cualquier cosa que le lata al autor del
pasquín/libelo/sermoncito internetero: corazón o el perro que no deja de ladrar
durante toda la noche. Cómo dan lata, ¿no?
En fin, que nuestro propósito no
es ése: realmente no hay nada que decir y hay todo que decir. Se supone que éso
fue una de esas paradojas tautológicas con bases de lo más literarias y
profundísimas, faltaba más. Pero no. Ya será cuestión del que lea deducir todo
lo que se avecina en este rinconcito chorerísimo. Y a mucha honra.


Nota Importante: Júroles que en ningún otro texto verán tantas groserías como en el de hoy. O nadie sabe, más bien. Chingá...

2 comentarios:

Mike dijo...

Hola Lilián, que gusto poder ser el primero que ponga una respuesta a tu queja contra blogpuntocom. Y aunque blogger no es la mejor opción, pues por lo menos a mi nunca me borró nada de lo que escribí (que no fue mucho, porque decidí cambiarme a un espacio pagado).

Y no desesperes, que siempre se le puede cambiar mucho al código (léase "skin").

ElMulder dijo...

Te faltó decirle: "me cogí a tu vieja", nadie puede quedarse sin responder a ese insulto, hecho cientícamente comprobado.

Bienvenida a blogger y ahora se a que te referías cuando dijiste "hasta ahora sólo le he puesto una piel negra".