7 de marzo de 2008

A la mera hora no supe cómo titular esta entrada: blah

Por fin vi Juno. Debo ser la última persona del país en verla (o, al menos, del mundo bloguil cool).

Ayer estuve leyendo el guión de Diablo Cody. A lo mejor, en el fondo, quería ver qué trucos aplicó en un guión ganador del Óscar –el premio más aburrido, comercial y carente de sentido del mundo, cuya última emisión fue, históricamente, la más aburrida, comercial y carente de sentido del mundo. El único momento cumbre fue… No, no hubo momentos cumbre. Excepto cuando explotó una bomba en las nalgas de Jennifer Hudson, y cuando Diablo Cody reci
bió su premio y yo estaba arreglando mi maleta y no vi ni madres, salvo su tatuaje cachondo en el brazo y su aspecto de muchacha gótica redimida.


Acá tengo que confesar un pecadillo menor: Triquis, Fani y yo hemos introducido, en todas nuestras últimas idas al cine, bebidas alcohólicas. No, no es por la embriaguez. Es una cuestión de principios: como cuando deliberadamente omito las mayúsculas en cargos eclesiásticos cuando corrijo las notas, incluso en aquellas que deben tenerlas. Meter chupe al cine es como escupirle al sistema, de un modo romántico y absolutamente adolescente, que te hace disfrutar la película en un 138 por ciento más (comprobable según las estadísticas de “El Anarquista Promedio: Cómo Ser un Agitador No Profesional y No Caer en el Bote durante el Intento”) (de un autor anónimo que recibió el Pullitzer de manera anónima) (obvio).

Mientras tomábamos nuestros Boone’s sabor frutas tropicales, Juno le decía a Paulie Bleeker que había escuchado que el Boone’s sabor durazno era el mejor. Fue un gran momento para brindar dentro de la sala a oscuras.


Y el truco es: ser una stripper con un blog sumamente divertido (que borraron, pero que encontramos acá, en contraposición con el actual: aquí), editar las memorias de una bailarina inusual, y luego aplicar los paradigmas del guión en los minutos exactos (Jonipai aprendió algo, después de todo).

El guión es divertidísimo, casi tanto como la película en sí misma. Diablo se da el lujo de introducir notas personales (“el cuarto de Leah está adornado con las pendejadas sentimentales que a ciertas chicas les gustan”, “Vanessa luce muy Banana Republic”, “el cuarto de Bleeker parece de un niño de 5 años”, “la canción que ambos recuerdan de cuando se pusieron chucu-chucu”) (las traducciones perdedoras son mías, justo como las traducciones perdedoras de los subtituladores: “está chido”, “jalado de los pelos”, “no manches”). Gran guión, con los -el Castellano me salvaguarde- gags y los -el Castellano me salvaguarde- gimmicks necesarios, a veces demasiado obvios.

O se auto-referencia innumerables veces: las películas sangrientas, las bandas de punk, el desodorante “Titanium Power”, que a Diablo le debe gustar mucho: recordemos cuando, en su blog, dijo que si ganaba medio millón de dólares por ser stripper… iba a contratar el servicio Blogger Titanium –sólo disponible para blogueros adinerados.

Estúpidamente, lloré en las últimas páginas del guión del mismo modo que en los últimos minutos de la película. Necesito un cachorrito. No, mejor no.

Algo genial es que Michael Bluth y George-Michael Bluth (¡Arrested Development!) aparecieran, ambos, como los improbables intereses románticos de Juno. Y Rainn Wilson, de The Office, como Rollo.

Aquí me permitiré algo muy gringo y, por consiguiente, baboso: LOL y LMAO.


Cosa que me trastorna (segunda parte del texto que hemos decidido meter con calzador)


Sí; era cierto, después de todo, que hubo recredencialización obligatoria en la universidad. Lo más absurdo del asunto es que exitoso monero mexicano me informara sobre el asuntillo. Ahora, en conjunción con el respetabilísimo Santander, ostentamos unas credenciales que parecen la región 18 de una tarjeta de crédito.

¿Y saben qué es lo más absurdo de todo?

Que cuando pago el camión con credencial, que es el modo jodido de pagar el camión, parece que estoy pagando con una tarjeta de crédito.


¡Ah! Pero no podían actualizar la fotografía que nos tomaron hace 4 años, un día en que traía el ojo hinchado, torcí la boca sin querer, y no me importaba colgarme del cuello una serie de collares autóctonos



Gracias, Rector. Nunca se lo agradeceré lo suficiente.

16 comentarios:

Defeña salerosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Defeña salerosa dijo...

Ahora me chutaré el blog de Diablo...

Intentaré meter bebidas embriagantes a la sala de cine. A veces se antoja un trago.

Blogger Titanium??

Humo dijo...

Chupe al cine .... vaya vaya, creo que lo tengo que hacer ...
se que estas muy ocupada pero vamos un sabado juntos no? eres la unica persona con la que me dejan ir a ver las de terror...

Yo soy ella dijo...

chaaa... ahora mismo corro a burlar al sistema de manera romántica!!!

Tan seria y bien portada que se ve uste... quien la viera embriagándose con boones viendo una peli harto adolescente...

tu chica yeye dijo...

uuuy peda en el cine!!...esa vez hasta pizza metimos :)

Triquis dijo...

Jajaja...droga ya sabes que me gusta escupirle al sistema en la cara, pero cuando metemos presidencola es como escupirle dos veces. Siempre hay que ponernos nuevos retos así que la próxima meteremos una caguama, de todos modos ya tenemos tarjeta master card para costearnos nuestros vicios

Salud

Don Rul dijo...

Meter coolers al cine sólo es cool si a media película arrojas las botellas vacías hacia la pantalla.
No he visto Juno y no sabía de su existencia. Una prueba más de que no soy cool (y de que debo leer el periódico de vez en cuando).

gaby dijo...

adoro meter boones de durazno al cine... claro, de las botellas pequeñas.

juno, excelente película.

la foto te da cierto look retro al actual, veámoslo así.

[ Hródric ] dijo...

me permito la desfachatez de decirte que eres una de las millones de personas que no salen favorecidas en las credenciales. no es tu culpa, es culpa del sistema (del sistema que tienen para manufacturar los lentes baratos manipulados por gentes pobres en china que absorben una imagen que
luego un software hecho por un alemán pedorro decodifica equivocadamente con 1s y 0s. binaria injusticia)

lo de meter bebida al cine. mira, no se me había ocurrido. y por suerte no requisan la mercancía que uno ingresa a la sala. recuerdo que años atrás yo vivía en un barrio muy... cómo dicen allá ?? fresa ?? bueno, algo así. en el barrio alto vivi yo un tiempo y para ver los último estrenos iba a una multisala de esas que hay en todo el mundo. y me apestaba estar ahí mezclado con esa gentuza con sus ropas bonitas, perfumes bonitos, autos bonitos. y eso en realidad no me apestaba porque lo ignoraba. pero no podía ignorar a sus hijos adolescentes, pendejos consumistas autosuficientes, y sus llamadas por celular dentro de la sala "mami, estoy viendo una peli, me depositas para sacar dinero voy a la boutique después"... y se sentaban a charlar en las escaleras haciendo un tanto difícil la entrada a la sala, haciéndome perder los primeros segundos de la cinta corriente...

voy a llevar bebida al cine. ahora no sé esa marca que mencionas me tinca/late que es algo dietético rosado...mmmmm

diablo cody. la verdad cuando la vi recibir el oscar no me pareció muy atrayente. pero luego vi fotos de ella en internet (no necesariamente ataviada como stripper) y la encontré muy bonita. algunas mujeres se ven bonitas vestidas.

te dejaré una pregunta de índole social, respondémela donde quieras y cuando quieras :

¿para salida nocturna qué prefieres?

¿un lugar ruidoso donde para conversar hay que gritar o acercarse al oído de nuestro interlocutor para compartirle nuestro dulce aliento?

¿o uno no tan ruidoso donde se pueda conversar normalmente?

salud !!

Anónimo dijo...

A mí me gusta como sales en la credencial. Hubieras sido una inspiración para Fidias (te pareces a la "Nuda Veritas" de Klimt).

Tito.

...Mejor pongo un seudónimo aquí dijo...

jojojo, también notaste las traducciones perdedoras de los subtituladores!!!! no se si ya estoy vieja pero me molestó que usaran esas frases... chale...

y.. wow! no se me habia ocurrido eso del boones en el cine... si de repente todos empezamos a aplicarla "cinemex y cinepolis" te demandaran por andar de alborotadora, jajaja

BuenasChambas dijo...

título de entrada sugerido: "3 kilómetros de pendejadas varias"

saludos guapa!


PD: dónde hay un resumen?

maus dijo...

eso no es escupirle al sistema en la cara, acéptalo, es alcoholismo.

pero que rico es "escupirle al sistema" viendo un filme en una pantalla gigante. buen soundtrack ese de juno.

Ricardo Arce dijo...

Es con esa tarjeta es que pides tus Boones y los metes al cine???'

Qué fresa!

yo acostumbro llevar mi botella de tinto barato o mi preparado de gin con tónic en una botella de bonafont de un litro, eso es sólo para películas especiales de violencia doméstica. Para esas películas como Juno es necesario un poco de cafeína para eso de la ansiedad y los chistes malos.

Stephanie dijo...

apoyo a Tania, no sé como pero tenemos que meter unas caguamas ESTE MISMO MIÉRCOLES!

o sino ya mínimo un boones de 750 que anda por ay rodando en mi refri (con sus respectivos vasos,claro está)

chilangelina dijo...

Brrrrrrrravo, hermosa reseña, aunque sea del guion (guionazo, por cierto). Me gusta su ojo observador, oiga.

Tu foto de la credencial me recuerda a la mia en la del IFE, mezcla de Flans y Victoria Ruffo en sus buenos tiempos.