19 de septiembre de 2009

Un poco de hostilidad no le hace daño a nadie

Por estos días había querido escribir sobre mi primer año en El Chamuco*, donde he aprendido tanto y he conocido a gente estupenda. Sin embargo, todo es complicado y difícil y hermoso y triste y extraordinario y desgarrador, como un romance tormentoso que no quiere terminar pero al mismo tiempo se desviste a la luz de las velas y se bate en una lucha a cuerpos sin principio ni final.

* ¿Notan que ya estoy actualizando el sitio de El Chamuco?

Mi único consuelo es que, como la heroína de Devil wears Prada, ya cumplí un año en un trabajo de bien. Ahora puedo hacer cualquier cosa: mi misión en el mundo está completada.


Mis vecinos son unos hijos de puta. ¿Recuerdan cuando pensaba que eran unas basuras? Estaba equivocada: verdaderamente son unos hijos de puta. Todos. Cada departamento, cada piso, cada porción de metro cuadrado: todos. Cuando me vaya de ahí, el diablo en mi hombro espera que haya un temblor, y el edificio se caiga con todos ahí adentro.

-Por supuesto, mi estúpido ángel al hombro se persigna dieciocho veces ante esta perspectiva, y luego me obliga a dar una limosna para restablecer mi karma artificialmente-

Sus groserías y ataques directos han llegado a un nivel que me obligó a pronunciar, de pie frente al cubo en común: "Todos ustedes están muertos para mí. ¡Muertos!".


En otras noticias

Celebré el 15 de septiembre en Tepoztlán. A la mera hora ya no iba a ir, pero por fortuna fui convencida de último momento y me la pasé fenomenal.

Conocí a mi tocaya de Oakland. También el suizo más estúpidamente gracioso del mundo. De todos los extranjeros que he conocido, que no han sido pocos (pero tampoco muchos) (pero tampoco menos que muchos) (pero tampoco mucho más que pocos), éste se lleva la corona y el cetro al "Extranjero más estúpidamente gracioso del mundo", como establecí dos frases arriba. Supongo que gran parte de su dominio del español, su estadía en ciudades latinoamericanas, y sus altos consumos de chocolate suizo lo hacen virtualmente hábil para imitar y hasta mejorar el humor chilango más fino: de la burla al sarcasmo al humor blanco al humor negro al sarcasmo de nuevo y a la declamación de un poema en francés.

Lo que es curioso: hace dos semanas conocí a otro suizo. Este suizo era un nerdazo, con calcetines blancos y camisa Polo, tenía un doctorado en física cuántica, e intentaba bailar una cumbia sin éxito. Me cayó muy bien, pero este otro suizo le gana al primer suizo. Aunque este primer suizo no es el primer suizo, pues el año pasado conocí a otro suizo que te obligaba a mirarlo a los ojos mientras le decías "salud", y también era fenomenal. Creo que Suiza es un país con muchos suizos, qué curioso.

Esto me recuerda a mi historieta "Soy Polaco". Pueden verla en bajísima resolución (y cuando digo "bajísima resolución", en realidad quiero decir: les tomé fotos con una cámara digital) a continuación:

Soy Polaco Parte 1

Soy Polaco Parte 2

Soy Polaco Parte 3

Soy Polaco Parte 4

Soy Polaco Parte 5 (GRAN FINAL)


Ah, sí. En mi mini-viaje a Tepoztlán me mojé bajo la lluvia, me bañé con agua fría y luego me bebí unas Tepoznieves. Como resultado, estoy enferma de la garganta. A pesar de todo, fue increíble y me la pasé fenomenal. Creo que eso ya lo había dicho. La repetición es enfática.


Un ángulo estratégico del Tepozteco, a media mañana. Nótese cómo la bruma descendía.




Y esto es lo que vería usted si viviera en esa casa, frente al Tepozteco. Pero como no: JA-JA. Idiota.


El suizo recitando un poema. Lo olvidó al segundo verso.



Acá fuimos a desayunar al tianguis, aunque ya no encontramos birria. Comimos barbacoa con salsas exóticas de piña, mango, tamarindo y cacahuate. En primer plano, el suizo patea-traseros. En segundo, mi amigazo Jordy y mi amigazo Luis Urquieta -su servilleta dentro del sándwich- y Lillian sonriente.


En el camino de regreso, a Vincent le tocó ser el jamón de un sándwich de Lilianes. Cul.



¿Qué hicieron el 15? No, esperen. La verdad no me importa.

Un poco de hostilidad no me hace daño.





12 comentarios:

El hombre del traje gris dijo...

¿Y que mas hay de bueno ahi en Tepoztlán? dicen que es padre pero no sé exactamente que hay para hacer o que tan caro es.

Lilium dijo...

Oye! ese viajecito se ve que estuvo muy divertido. Ojalá me hubieras invitado! O mejor no. Tal vez 3 Lilians ya eran multitud y el suizo se hubiera quedado con la errónea impresión de que en México todas se llaman Lilián y afortunadamente no es el caso, jeje.

Saludos Tocaya!

Nell dijo...

Lilian and Vincent sitting in the tree
Key-Ai-Es-Es-Ai-En-Gee
First comes love.
Then comes marriage.
Then comes baby in the baby carriage,

Lilián dijo...

Uoh, eso fue totalmente inesperado.

D´Maurice dijo...

Me hicisiste tener la fantasia de que la titular de este blo, tuviese un romance con el Suizo patea traseros, es demasiado fantasear para ser solo un lector.

Me pregunte todo este tiempo, ¿que habra hecho Lilian el 15 de Septiembre?

Saludos.

Unicornio dijo...

A mí tampoco, así que...

- El astronauta "mexico-americano-michoacano" no era nada de eso: ¡estaba hecho en China y era narcoastronáutico!!

- Los Pumas "no-sirven-pa'-nada-y-quiero-mi-camiseta-del-Puebla...!"

- ¡¡El terremoto del '85 fue una simulación (como la del alunizaje del Apolo 11 y el Holocausto)!! (¡Y fue re-buena: yo estuve ahí y todavía no encuentro a mis carnales médicos del Centro Médico!)

- ¡El impuesto contra la pobreza no los va a sacar de la pobreza! (Bueno: a ustedes. Yo, voy a pedirle chamba a "Juanito". De asesor narcomenudista, but of course!).

- ¡Qué fotos tan gachas, parecen de los albergues de Valle Dorado, comiendo huevo con jamón!
(Por cierto, "'orinita" vengo: voy a ver si encuentro a mis primos. Y si no los encuentro, ya saqué tele de plasma!)

Hostilmente (deseos son órdenes), se despide,

el abusivo, perdón, abusado Jamelgo con Chipote...
P.D. ¿No querrás una tele de plasma bara-bara? (Es que ¡había dos!)

Morinakemi dijo...

Oh yo tengo fijacion con los polacos (malditos!!!), que son cono los mexicanos de europa del este pero blancos y bonitos (y los rusos son como los gringos alla).

Jajajaj, no mames esta pocamadre la "fotohistorieta".

Y Tepoztlan es un sitio a toda madre. A todísima madre.

Gabriela/undies dijo...

Pues el 15 fui a una reunioncilla y luego a Coyoacán, de ahí no recuerdo mucho. Moraleja: no mezclar bebidas a lo pendejo con un pretexto patriótico.

Ah perdón, no leí de la hostilidad. Bueh, ya lo había escrito.

Y no, no le hace daño a nadie y es una forma de vida muy válida. La recomiendo.

Semidios dijo...

A lo último que vine aquí es a contarte que hice el 15 ... já sesta...

Luis Gabriel Urquieta dijo...

Vaya, hablar de nuestro amigo suizo, como el cuate más estupidamente gracioso que has conocido me arrancó una carcajada. Era tan indescriptible su gracia que Sergiao se quedó sin palabras. Con su heróica frase: "Este suizo jaboaoooo jo" Salud por Tepoztlán!! definitivamente ahora que regrese el suizo tendremos que ir a Polotitlán a recitar poemas que ya se olvidaron.

YIZUS dijo...

Emm, que se festeja el 15? no soy de por aqui...

Binche dijo...

Pues que puedo decir!? La descripcion que haces de ese suizo me parece lamentablamente excelente! No conozco a ese pero conozco a muchos otros suizos que son de Suiza, pero no son tan estúpidamente graciosos que ese. Pues me imagino que ese suizo aprendio un montón de cosas con sus amigazos de chilangos (o chilangos de amigazos...)! Gracias y... salud! :-D