19 de mayo de 2009

Un día con demasiada publicidad...


...Y creo que estoy a punto de decir cosas como "no puedo contarte ahora, mejor te mando un
brief al rato" o "quiero comerme una torta al pastor ASAP" o "qué cagado, güey", etcétera.

Primero, porque comí con mis antiguos colegas de la agencia del mal: el Roger y el Vic (en ese entonces era preponderante agregar un artículo antes del apócope de cada uno) (a que no adivinan cómo me llamaban) (¿No? ¿Se dan?) ("La Lili") (así, sin acento, con la sílaba tónica en la primera li). La comida fue muy agradable, yo tiré todos los arroces sobre la mesa y los escupía mientras hablaba y derramé la salsa de soya sobre el pantalón de ambos y el gerente llegó y nos pidió que nos retiráramos y yo lloré en la banqueta, etcétera.

De la misma forma en que ver fotografías antiguas te remonta a recuerdos de tu infancia de los que no creías que aún hubiera registro mental (por ejemplo: esa tarde viendo caricaturas te recuerda que tenías unos shortcitos color verde con pequeños pececitos amarillos, o que una tarde cualquiera comiste albóndigas con agua de jamaica, o que una vez en la escuela trataste de hacer trampa en el examen de Historia y te condenaste académicamente de por vida, etcétera). Y aunque no son recuerdos propiamente dichos, pues en ellos no hay acción ni sentimentalismo ni significación, sí ayudan a ver la imagen más amplia: el shortcito te recuerda esa edad y tus amigos y tus sentimientos y tus esperanzas. Eso: una simple prenda ridícula y apestosa.

De la misma manera, la conversación con el Vic y el Roger me transportó a esas tardes terribles con tiempos muertos en los que -maldita maldición- encontré en el Twitter un refugio de "mi realidad" (como personaje de Guillermo del Toro durante la Guerra Civil española y eso). Esas conversaciones en el comedor con chismecitos sobre el mundo publicista, que Fulano ganó la cuenta no sé cuál, que Zutano se cambió a la agencia quién sabe cuántas, que Mengano es pero si bien homosexual, etcétera. Y también me di cuenta, como ya lo he reiterado, que la diferencia entre "la Lili" que ellos conocieron, esa burda escuincla que se reía cuando un coreano escupía la sopa, y "la Lili" que ahora se ríe de los coreanos por el simple hecho de ser coreanos... es grande. Aunque no sé qué tanto. Sólo sé que, si volviera a entrar a trabajar ahí, todo sería MUY diferente. A lo mejor no hubiera renunciado a los tres meses, pero quién sabe.

Lo más curioso fue cuando llegamos al APASIONANTE tema de las bicicletas, porque tanto el Roger como el Vic (y sobre todo el primero, que publicó un libro extraordinario, "Las bicicletas y sus dueños") son bicicleteros de corazón. Le dije al Roger que gracias a su libro me compré mi bicicleta, y él me dijo que ése es el mejor halago que le podrían hacer a su libro, y yo le dije que qué va, que qué había de "es una obra maestra que está destinada a trascender durante siglos" y él me dijo que por qué no me callaba y disfrutaba del momento sentimentaloide-ya-no-soy-tu-jefe-ya-no-tienes-qué-alabarme.

Entonces el Vic que me dice:

"¡No me digas! ¡Seguro tu bici es rosa, con florecitas y una canasta!"


¿Qué le dije?

"¡Oh! ¿A poco ya la viste?!"


¿De verdad soy tan predecible?



Más tarde, ya en mi casa, me senté a ver la tele. Cuánto me divertí. Bueno, en realidad no. En eso, que veo este comercial de Toyota Corolla:



Enseguida me indigné. Ese comercial era el PLAGIO de algo que ya había visto alguna vez, un día que me metí al cuarto de Luis Mariano a buscar un cortauñas y de paso compartir tiempo de calidad con mi sobrino y de paso aterrorizarlo emocionalmente.

Primero pensé que era de los Padrinos Mágicos. Tiene sentido: Timmy Turner es el escuincle ese que puede hacer realidad lo que se le antoje, manipular a su padre y conseguir que le regalen el ROBOT que él quería, incluso si ya había una versión anterior.

Expresé mi indignación en Twitter y todos se indignaron igual que yo. Corrimos en manada hacia el video en YouTube y lo inundamos de comentarios (bueno, sólo Jair Trejo lo hizo). Incluso, tuve el atrevimiento de ponerles un insulto que en buen castellano podría traducirse como "chupapijas". Luego les escribí que eran unos remedos de creativos y luego borré mi comentario, porque era suficiente catarsis por el día de hoy.

Sin embargo, todos en Twitter me preguntaban en qué capítulo sucedía eso. Busqué en la Wikipedia y nada. Empezaba a dudar de mi salud mental, así que hice lo que cualquier tipa de casi 23 años con una duda haría:

Llamarle a mi sobrino de 11 años.

- Loló (es que en realidad así lo llamo desde que nació; "Lolocián", cuando quiero molestarlo), dime cuál es el capítulo ese de Los Padrinos Mágicos donde Timmy quiere un robot y hace que su papá se lo compre, y su papá le dice que ya tenía uno igual, pero Timmy le dice que no, que éste es nuevo porque habla y así, DÍMELO por amor de Alá.

- No entiendo de qué estás hablando.

- Sabes de qué estoy hablando, niño. ¿Acaso el papá de Timmy no es el que se queda a hacer las labores domésticas mientras su mamá va y trabaja y tiene el rol económicamente activo de la casa y eso?

- No. Estás hablando de Johnny Test, el niño con cabeza de flama.

- JA-JA. Lo sabía.

Click.

Bueno: "hice una papanatas de mí misma", como dicen los gringos, al afirmar tajantemente que era de Los Padrinos Mágicos. Bah, cualquiera se confundiría: Timmy Turner y Johnny Test tienen en común que son escuincles y que inspiran deseos de darles una patada en el rostro.


Acto seguido: busqué en la red. ¡Y he aquí mi descubrimiento!



Videos tu.tv

Está en portugués, muchachos, pero hagan un esfuerzo: no en balde lo llaman "portoñol".


¿Qué aprendimos de todo esto? Que seguro algún creativito de Saatchi & Saatchi llegó un día agobiado de su chamba, siempre los mismos problemas, siempre la misma jeta de la tipa de cuentas, siempre la misma comida insabora e incolora del comedor, siempre los mismos mails idiotas... y se puso a ver Cartoon Network y decidió PLAGIAR una idea y luego vendérsela millonariamente a los de Toyota.

Qué tipo tan listo.




Creo que es suficiente por hoy de publicidad, aunque aún tenía reservados algunos comentarios ácidos sobre los comerciales del PRD y cómo uno de Pepto Bismol me recuerda algunas escenas de Fight Club y lo que pienso de este noble arte, en fin. Pero... tengo sueño.


Actualización:

El comentario de S.S. me recordó una página que, en la agencia, era algo así como nuestra biblia de contenidos. Mi jefe, no el Roger, sino el que a ambos nos caía en las hipotéticas bolas, era un tipo sin una sola idea original. Por consiguiente, cada que proponía algo que a simple vista no se oía mal, TODOS corríamos a joelapompe a ver si ya se había hecho.

10 veces de 10 ya se había hecho.

Si usted, creativo en ascenso, aún no conoce joelapompe... ¿Espera a que alguien le dé un zape o qué?

JOELAPOMPE
- donde se exhiben los plagios más horrorosos de la industria creativa.




13 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Me quedé con ganas de escuchar tus comentarios sobre la publicidad del prd.

Y entrados ya en el tema de los portentos publicitarios: ¿que tal los anuncios del pan? ¿A poco no son bien "creativos goooeii"? "relaciona las columnas" "sopa de letras". Tssssss, por qué los pinches partidos no contratan a un pinche publicisita bueno...

¿Ya entraste al tuit de @naranjanaranja? Cagadísimo. Dale una vueltita y mentémosles la madre.

Gabriela/undies dijo...

Odio ese comercial, "creatividad" mediocre.
Es la misma idea de Stacy Malibu NOW WITH NEW HAT!, cuando opaca a Lisa Lionheart.

S.S dijo...

Tres meses en publicidad y no sabes la diferencia entre "plagiar" y "Tomar como referencia"?
Cuando ya ganó un premio es plagio, cuando lo tomaste de una película, caricatura, serie de sony, libro, novela del 2, historieta vaquera, lo escuchaste en el metro y/o lo dicen en una canción de Arjona, es: TOMAR COMO REFERENCIA.

Y si todo lo demás falla, te refugias en el mandamiento no escrito de la publicidad que reza:
"ES QUE TODO YA ESTÁ HECHO".

Rosario Mata dijo...

Yo también tengo ganas de leer tus comentarios sobre la publicidad del PRD.
Dejaría los míos, pero tambien tengo sueño.

Lilián dijo...

S.S.

Así que TÚ eres el creativo detrás de ese comercial. Um.









LO SABÍA.


Oye, ¿qué en tu agencia no usan JOELAPOMPE como referencia? Acá mi jefe siempre lo hacía cuando tenía una idea buena, y después recordaba: claro, la vi en joelapompe.

¡A hacer la actualización!

Pinkrbt dijo...

De hecho también se parece a un comercial donde un sujeto compra la computadora más nueva del mercado y mientras va camino a su casa, uno de los panorámicos está siendo cambiado para anunciar el NUEVO modelo más nuevo... pero no recuerdo que anunciaban, así que no hay link de youtube para nadie.

Hernández dijo...

Hay otro sitio como el JOELAPOMPE, llenos de fusiles. Se llama "Creíste que no nos ibamos a dar cuenta"

Acá está:

http://youthoughtwewouldntnotice.com/

Hikon blogger dijo...

Ese comercial tiene un sabor a derecha que me da fruncicion jajaja.

Fede Fiesta dijo...

La verdad es que aunque se le haya ocurrido de la nada la idea a ese publicista las leyes de la probabilidad siempre estarán en su contra.

Pero no hay nada de que alarmarse, deberás que no.

Hermes dijo...

No hay nada nuevo bajo el sol? seguro que los romanos les dieron las ideas a los de budweiser para sus comerciales de fiestas :D

isis dijo...

¡Qué chafez! Estoy indignada porque además usaron la tipografía de GTA San Adreas: (Ve lo último del video y luego esto: http://api.ning.com/files/RhqXmd9B6UnmA2CW2S9IA6x6Awd0ib-FH4iqZMmkdEFMA95WggIl8J1tDewUoLSlOjaY65r3sft6C5KDHtTJwRP9r5l8T3mK/san_andreas_431.jpg )

¡Cutres!

isis dijo...

Corrijo para que se pueda ver el "lin":

http://tinyurl.com/r3qhjs

isis dijo...

Ay, era San Andreas.