7 de julio de 2008

Estúpidos oftalmólogos

Odio ir al oftalmólogo. Es casi peor que ir al dentista. Al menos el dentista sabe lo que hace y lo único que el paciente tiene que hacer es abrir la boca y dejar que el sacamuelas jurgunee en su cavidad bucal.

Pero el oftalmólogo no; no señor. El estúpido oftalmólogo tiene que ponerte diez mil cristalitos redondos y preguntarte hasta la náusea:

¿Con cuál se ve mejor? ¿Éste o éste? ¿O éste? ¿Mejor? ¿O con éste? ¿Y éste?

¡Estúpido! ¡Sólo saca la maldita graduación de una buena vez! ¿De qué sirve la tecnología si un estúpido oftalmólogo no puede confiar en los parámetros finales de la computadora? ¿Acaso creen que el ingeniero oftalmólogo que la inventó no sabía nada de oftalmología? ¿Estúpido oftalmólogo?

¿Se dan cuenta que repetir la palabra oftalmólogo arbitrariamente hace que pierda todo su sentido? ¿Estúpidos oftalmólogos?




















Estúpidos oftalmólogos.


15 comentarios:

Isteri dijo...

Yo nunca he ido a uno de a devis, o sea, me han hewcho algunos examensitos, pero nada mayor a tres minutos....de todos modos, la palabra oftalmólogo se me hace poco elegante

RoCKoLiTa dijo...

A mi también me chocan!! Se tardan un buen en esas cosas y luego salgo toda mareada, grrr!!!

Chosty dijo...

De acuerdo! y que tal cuando te ponen unos pseudo "lentes" horribles, que miedo!

Saludos lejanos...

Anónimo dijo...

Qué ese no es el optometrista?

El Rufián Melancólico dijo...

Yo siempre quedo inseguro de si veía mejor con el lente A o con el lente B. Y siempre voy por la vida con mis lentes erróneos imaginando que había otra alternativa de visión. Entonces leo, miro pelis y muchachas con la mirada equivocada. La vida es dura, pues.

Lilián dijo...

¡Exacto! Este post sin sentido es para externar mi profundo odio hacia la confusión que los putos (sí: pu tos) oftalmólogos nos provocan con sus múltiples opciones, casi todas iguales las unas a las otras.

Me causa tanta desesperación que a todo contesto igual. Y sudo frío y aprieto los puños y siento TANTO coraje que siento que podría romper su aparatito con la quijada.




Estoy loca, ¿verdad?

Rubas dijo...

Llevo una semana con lentes nuevos. Nunca me habían puesto graduación para astigmatismo y nunca había visto hasta el fondo de las tiendas comerciales.

Ahora me divierto viendo el listado de pasillos de abarrotes desde un extremo y soy feliz por saber que la comida para gatos antecede a las veladoras. ¿Se puede pedir algo más?

Gracias a mi optometrista. Ja! tanto para que al final hable de otra cosa! ¿O no?

Lilián dijo...

A mí ni haciéndome diez mil exámenes logran atinarle a mi graduación, que es una mezcla extraña de miopía, astigmatismo e imbecilidad congénita.

Así que, aunque me la viva con el OPTOMETRISTA, soy la ceguera andando y soy sumamente infeliz.

¡Pero algún día me operaré!

Cynthia Ramírez dijo...

No, vamos! no son taaan malos. Ciertamente son torpes, pero comparados con el dentista, son, casi, una bendición.

Pd. Operate. En una hora: adiós miopía!

Rafael Merino Isunza dijo...

Relax, te vas a ver muy intelectual de lentes…

Charlotte dijo...

"Estúpido oftalmólogo". Suena bien para un poema, ¿no crees?

Yo los odio, pero no tanto como a los ginecólogos. Creo que para querer ser ginecólogo hay que estar muy enfermo de la cabeza. Igual que la gente que quiere ser político.

El Agus dijo...

Que bueno que no te caen mal los proctólogos, esos si pueden desquitarse con uno bastante feo....

Bar dijo...

Oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo, oftalmólogo...

Emilio dijo...

A mí siempre me pareció que la chamba del oftalmólogo culquiera podía realizarla, pero cuando mi doc de toda la vida me operó de la miopía, con bata, cubreboca, gorrito y unos aparatejos muy chichos, se ganó todo mi respeto, parecía integrante de greys anatomy. Coincido con méjico májico: esa operación en definitiva se rifa.
Y preferir el oftalmólgo al dentista es una de las mayores excentricidades que he escuchado... es más: no me lo creo.

Ēl MăĒśtŖÕ ĶăŖņĬĈēŖo dijo...

Completamente de acuerdo