24 de abril de 2008

Incertidumbre

Ahora todo parece miel sobre hojuelas, pero sé que se avecina lo que los sociólogos -apoyados en Durkheim, Bobbio, Bolívar Echeverría y Weber- definen como los inevitables putazos.

Por el momento sólo son unos golpecitos que no dan de qué preocuparse Un atisbo apenas.

¡Lo logré! De mi lista ya sólo falta concluir mi investigación incomprensible. Justificación, objetivos, marco conceptual, marco referencial, método, y metodología están en el horno y listos para ser cocinados a fuego lento… Ahora sólo me falta, digamos, el grueso de la investigación: el análisis en forma, con todas sus oquedades y recovecos, con todas sus posibilidades y divergencias, con todos los problemas que surgirán sobre la marcha. Todo para el 15 de mayo.

Alá, dame fuerzas.

De ahí a mi titulación estoy a un paso.

Pero incluso ahora me corroen las dudas, de la misma forma que me corroían hace 10, 7 años: ¿Debo permanecer en el Instituto Plancarte a pesar del constante buleo o cambiarme a la secundaria oficial? ¿Debo obstinarme en mi amor por José Juan o reclamar mi dignidad y dar vuelta atrás? ¿Prepa Sur o Prepa Norte? ¿Piercing en la nariz o ausencia de joyas en el rostro?

Ahora son: ¿Debo aguantar en una chamba en la que las únicas palabras que escribo son “Imagina el poder de una secadora con ocho mil watts de potencia”? Y luego pienso: una chamba en la que escribo. En la que me pagan, de hecho, por escribir. No exaltadas crónicas sobre pirámides malditas, ni disertaciones filosóficas sobre la naturaleza intolerante de nuestra nación. Nomás textos con cierto punch corporativo, una probadita apenas de lo maleables que son las palabras. Todo dentro de un ambiente plagado de bromas internas, referencias a la cultura pop, capuchinos de horchata, repentinos Gerbers de frutas tropicales, canciones de Magneto a todo volumen, un afro gigantesco, apodos inolvidables, expresiones como “estuvo incra güey, te mando besas”…

¿Cómo irme? ¿Cómo renunciar a todo eso? ¿A los coreanos, a las madalenas cubiertas de chocolate, al jardincito Zen que recibí como herencia involuntaria de la última mujer que ocupó mi cubículo? ¿Cómo? ¡¿Cómo, Alá, cómo?!

Lo bueno es que luego alguien hace un broma guarra y entonces me tranquilizo. Unos meses, un año. Veremos qué sale subrepticiamente.

15 comentarios:

El Agus dijo...

Como dice la rola: "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida", tu nomás dejate llevar.

Muchas felicidades por tu casi titulación

Un abrazo

Yo soy ella dijo...

Ya, dejemos de azotarnos por las cosas esas que nos dan cus cus. Ya, dejemos de sentir la levedad del ser

Mejor hay que drogarnos y emborracharnos hasta quedar incocientes.

Humo dijo...

... sin duda muchos que te conocemos, admiradores y gente que saben de tu potencial, incluso tu, seguramente estamos esperando algo mas que "las secadoras de 8000 watts," todo a su tiempo ?

mike dijo...

Petronila tiene razón... droguense y emborrachense, pero nomás hasta vomitar sangre, ya lo demás es vicio...

Don Rul dijo...

Aguanta un rato ahí. Mientras no empieces a pensar que elegir entre “fantástico” y “formidable” para el cartel que van a colgar en Sears requiere de una junta, una discusión o el uso de alguna de tus neuronas, todavía estarás a tiempo.
Mientras disfuta el glamour y el reventón de la ciudat más tóxica del mundo.

...Mejor pongo un seudónimo aquí dijo...

si te da por renunciar, avisa!!

creo que yo tampoco tardaré en hacerlo y nunca sobra un lugar más a donde mandar el pobre currículum B-)

rogelio garza dijo...

ajá! con que blogueando en horas de trabajo!

no se queje tanto, ya ve usted que pagan mejor por redactar un anuncio de lavadoras que por diez artículos profundos y críticos en cualquier publicación. es más, ya ve usted que la publicidad le dio la oportunidad de trabajo que el periodismo no pudo... ni podrá.
lo bonito es que de aquí paga la renta. lo interesante es llegar a casa y sentarse a escribir en las noches, así podrá publicar sus artículos (sin morir de hambre en el intento) en las publicaciones que existen gracias a la publicidad...

beso!

BuenasChambas dijo...

jajaja ni aguantas nada

Katyba dijo...

No creo que la creatividad se te agote si no la usas en el trabajo, y si quieres ensayar y que te caigan con comentarios harto variados para eso esta metatextos....

Lilián dijo...

No, no me malinterpreten. No pienso renunciar por ningún motivo. Me gusta mucho la chamba, el ambiente, y todo lo que conlleva.

La creatividad está en otra parte.

Y respecto a Metatextos... ehr. Luego. Jojojo.

Ricardo Arce dijo...

si lo vas a hacer procura no llevar muchas maletas, aligera el equipaje y sueltate de todo, la vida laboral es un sacirficio que nadie debería vivir.

sala verga dijo...

oye nomás avisando que el botón de abajo está descompuesto

Defeña salerosa dijo...

Capuccinos de horchata del siete-once...mmmmm deliciosos...y el jardincito zen...yo tengo uno desde hace mas de 3 años (cuando no estaban de moda...jajaja), ahora todo el mundo tiene uno y me siento mal...bu...así es el trabajo...a veces el encanto está en los que sufren los mismo a tu lado, en los chistes, las pláticas sexosas de la comida, las bromas (como decorarle el lugar con florecitas y corazoncitos al más rocker), y en el dinero que te dan por estar ahí...

yO mera* dijo...

caray...magneto es la onda morra!

Malakatonche dijo...

Te digo, te preciso:

1.- Para ser tu primera chamba-ya-mero-termino-la-universidad, estás rayada; algunos tuvimos que pasar por la prueba veitraete: veitraete los cafés, veitraete las tortas, veitraete los oficios, veitraete a la mamá de los pollitos.

2.- Eres libre: no tienes dependientes económicos, deudas, cónyuge bolsón con deudas, crédito hipotecario, plan automotriz a 6734 años, o 424234234 millones de crédito a 34234245 meses sin intereses...

Pero tampoco te azotes, la libertad es disfutable con un sueldo fijo.

3.-No trabajas en la Central de Abastos ni en unos abarrotes ni en la via rápida: usted fue a la escuela y es posbie que tenga dos empleos sin que se desmadre su vida social.

Puedes aplicar para columnista de algún medio impreso, que te paguen por nota-columna-pedazo publicado, y aparte de la satisfacción, pues es ingreso extra.

Pero prímero bailese las calmadas y acostúmbrese a lo que hace, para que un dia pueda gozar de ese beneficio llamado horas muertas.

Usté no se me angustie y póngase a trabajar y a juntar su lana, lo demás viene solo.