12 de abril de 2008

Borrasha

Y al borde del llanto.

El último recuerdo que tendré de Querétaro es ir en la parte trasera de un camión, mientras lloro porque la vida es injusta y le doy un trago a una botella de anís.

¡De anís!

Me siento estúpidamente sensible, algo muy incómodo mientras todos cantan en el Rock Band y yo escribo en la computadora de él y quiero llorar y me río y cuando río salen las lágrimas y pienso en cosas tristísimas, como mi tío favorito que murió este año de la forma más violenta y, en lugar de reprimir el pensamiento, lo invoco para tener más razones para languidecer y sufrir. Porque me gusta sufrir.

Oh, oh: iba ir al concierto de los Smashing Pumpkins, pero luego ya no. Vendí mi boleto. Y sufro.

El lunes entro a trabajar. Mi vida, como la conozco, está a punto de terminar.

Y sólo lloro, BLAH.

16 comentarios:

Pico de Gallo dijo...

Salud, pues, y ya no sea chilletas. Lo siento, pero no tiene remedio: tu destino es conquistar el mundo. ¡A darle! Un fuerte abrazo.

Don Rul dijo...

Es normal Liliancita, siempre antes de algún cambio drástico nos da cierta nostalgia. El small town blues que le llaman.
Me imagino perfectamente a Cristóbal Colón la noche antes de partir a la conquista de las Indias (que planeaba llevarse a España para abrir un table étnico en Madrid) seguramente se sentía chipilón y despeciado hasta por la Pinta. Pero luego se animó y se aventó …y murió sólo y pobre. Pero eso no es lo importante. Lo importante es que tienes el valor de aventarte. La tristeza se te va a borrar con la primer briaga que te acomodes en el Covadonga que es el lugar donde se reúnen los publicistas a publicitar sus miserias. Tómate las cosas más ligeras (no me refiero al alcohol por supuesto) y vas a ver que te la pasaras la mar de bien. Acá te esperamos.

No olvides la máscara antigas. :D

Triquis dijo...

El anís es la medicina del alma. yomi.

Mi querida droga, ya te he dicho todo, pero se puede resumir en que siempre puedes contar conmigo para lo que sea...lo que sea (y si es para asuntos de drogas que mejor)

Nos vemos prontirijillo.

BuenasChambas dijo...

ok, gracias por invitas ehh!

tomasola

BuenasChambas dijo...

invitar, digo... ahh pinche alcohol

Lucy dijo...

Vender el boleto de los Smashing Pumpkins!!!!!!!!! que muero, revivo y vuelvo a morir.....

Ay chica si que andabamos un poquito alcoholizados ehhhhh!!!

chilangelina dijo...

Uy, te iba a tirar un rollo pero ya me gano el Don Rul. Por ahi va la onda.
No chille, m'ija.

Kevino dijo...

No se tire el piso que está muy frío... y luego no hay quien la levante.

Mejor búsquele el lado positivo a todas las cosas que dijo, algo bueno debe de existir.

Saluditos, mi primera vez aquí.

Lilián dijo...

¿Preferiste estar ahi de azotada con "él" que ir a ver a Billy? Tocaya te urrrge venir por terapia! =P

...Mejor pongo un seudónimo aquí dijo...

pfff, animo!!

al fin que los smashing ni estuvieron tan chidos!!

Malakatonche dijo...

Capítulo dos:

Lilián en la ciudad de la conchabanza.

Continuará...

O como en las caricaturas japonesas: CC>...


No chille, sea macha.

El Agus dijo...

todo cambio es para bien Lilián, ya veras. Y si de ponerse ebrio se trata tu nomás pon el lugar que yo pongo la sed jejeje, salú !!

Defeña salerosa dijo...

Ya andas en el desastroso? ánimo, la cosa se va a poner mejor. Pero sí quieres sufrir, adelante, al fin que a veces sabe bien rico también.

Defeña salerosa dijo...

Desastrozo, chale qué pedo con mi ortografía...

flotante dijo...

Pues sí, el azote está chido, el azote ebrio está mejor, pero ¿¡anís!?

¡Usted si que sabe sufrir!


Cuídese...

Dre. dijo...

Todos los primeros fines tienen un tinte desastrozo en las nuevas ciudades. Hay algo de no querer correr la cortina por miedo a no ver las calles conocidas o de conocer nuevas calles. O peor aún: descubrir que quizá uno nunca salió de ahí.

Y los primeros fines te llevan a los excelentes días, a los muy malos, y que importa. Eso sí, el anis es muy dulce, pero supongo que le da más feeling al momento. Salud.