28 de diciembre de 2007

Brenda Luz

Cuando íbamos en el Colegio Regional Villa Ilustración, lo imperativo era sacar 9.9 de promedio final… y ganarle la una a la otra. A ella le gustaba tejer, bordar y hacer comentarios adultos. A mí me gustaba Pimpinela.
Aunque la odiaba, llegamos a ser muy amigas. En el 95 ó 96 fui (¡oh designios del Destino!) flamante Reina de la Primavera -hubo malversación de votos- y su hermano, ocho centímetros más chaparro que yo, fue mi paje.
Brenda Luz era chocante, molesta, insidiosa y anticuada. Pese a todo, hicimos la promesa de que ella prepararía el terreno en el pavoroso Instituto Plancarte, a donde yo llegaría en la secundaria y ella, por razones que se me aparecen confusas, llegó desde sexto año de primaria.
En ese lapso la extrañé mucho y para paliar el sufrimiento infantil me concentré en vivir el mejor año del que la humanidad tenga recuerdo: 1998. Grandes cosas sucedieron entonces, cuando todo era tan fácil como prender Mtv a las dos de la mañana y ver un video de Placebo que te ponía a elucubrar sobre un concepto que conocerías después: la androginia y la homosexualidad.
Cuando llegué al mencionado antro infernal, el terreno no sólo no estaba preparado, sino que había sido infectado con toda clase de rumores pre-adolescentes sobre mi persona y mis costumbres. Por lo tanto, todos me odiaban tanto como yo los odiaba a ellos.
***
Intermedio Reflexivo: ¡Qué bueno es exagerar cuando de cosas pubertosas se trata!
***
En realidad, sí tenía amigos y tal. Pero en general no era una persona muy popular ni muy querida. Brenda Luz, sobre todo, me detestaba por no sé qué oscuros motivos.
Bueno sí: le dije al profesor de Historia que ella estaba enamorada de él, cosa no muy cierta cuando… ejem… en realidad yo era la que estaba enamorada de él. Intensa, apasionada y salvajemente (desde entonces cultivo la malsana costumbre por fijarme en hombres mucho mayores que yo) (ni tan malsana) (en realidad: interesante).
Me decía Perica y yo contraatacaba con llana indiferencia. Dejé de visitarla en el rancho La Luz, donde antes solíamos jugar a las Barbies, mirar Bizbirije y creer que estábamos enamoradas de Alex (no olvidaré el día en que llegó y me dijo, con un gesto contrito, “¡Me enteré que su verdadero nombre es Plutarco!”), discutir durante horas por los asuntos más irrelevantes y luego dormirnos molestas para despedirnos con gelidez al día siguiente. Dejé de hablarle del todo.
Después me cambié de secundaria y fui muy feliz (historia aburrida). Como dos años después, me visitó en mi casa. Jugamos Maratón un rato, la oí despotricar contra una amiga que había caído en el lugar común (cuánta vulgaridad y convencionalismo) de tener novio y comimos croquetas de atún en silencio.
No la he visto desde entonces. Un día pasó en coche con su papá por mi calle y, tiempo después, le dijo a una persona cercana a mí que ahora yo era “ruda” y “extraña”.
Fin del contacto. Hace un año supe que su mamá había muerto de cáncer y me faltaron agallas para ir al funeral. Me sentí bastante mal, casi… culpable. Me dijeron que estudia Medicina en Guadalajara y que sigue siendo chocante, molesta, insidiosa y anticuada. Lo creo a pie juntillas.
Y, pese a todo, no puedo evitar acordarme de ella con bastante frecuencia y mirarla sentada con el bastidor en las piernas, mientras me reprocha mi torpeza con las agujas. Y creo que también la extraño un poco.
Aunque sólo sea para sentirme menos nerd.


Dato de última hora: en la primera versión de este texto, había escrito sexo en lugar de sexto. Jijijijiji. Más jijijiji. JA-JA-JA.


Gulp.

12 comentarios:

Phantom dijo...

jajajajaja, hubiera sido peor escribir sesto en lugar de sexto o setso en lugar de sexo!
Feliz Año!

cineto dijo...

creia que los adornos navideños duraban hasta febrero. pero pues parece que el "mamey" fue muy solicitado.

[ Hródric ] dijo...

no hay nada más bonito que recordar los años adolescentes con todo lo que eso lleva. y darnos cuenta que en algunas cosas hemos cambiado y en otras seguimos igual.

la primera vz que vi un video de placebo crei que ese molko era mujer, y hasta la encontré "interesante"

[ Hródric ] dijo...

dato de última hora : te gusta contar dinero delante de los pobres? :P

ultradato de último segundo : en algun momento de los próximos días publicaré una entrada seudo autorreferente y de desnudez.

atenti.

Felipe dijo...

Me recordaste a los relatos de Roberto Bolaño. Yo quiero escribir así.

BuenasChambas dijo...

y estaba buena??!

Don Rul dijo...

Me encantó.

Y sí, al parecer tienes una patológica fijación con el sexo, perdón con el sexto.

Lilián dijo...

En serio que como me dan ganas de organizar una cuadrilla e ir moquetear a todas las chavitas del Plancarte. ¿Que ya no están las que te molestaban? No importa! Es que esos recuerdos de adolescentes molestosos me ponen de muy mal humor.

Y lo peor es eso de terminar extrañandolos años depués.

Respecto a tu lapsus lingus, ¿que diría Freud al respecto Tocaya? bah! nos importa un comino! Yo a Freud no le compro ni el buenos días. Así que tu sé feliz y sigue con tus lapsus y tus Edipos ;D

Saludillos!!

P.D.: Gracias por regresarnos las estrellitas marineras :-)

Visual Mercenary dijo...

Interesante anécdota, incluso para hacera cortometraje, estoy de acuerdo con lo que dices respecto a placebo, nunca me había puesto a pensar en eso hasta que vi Pure Morning, que tengas un año nuevo lleno de logros...

yO mera* dijo...

buaaa inmoral! akabo de leer tu post sobre mi festejete de kumpleaños ja ja ja...yo me la pasé rebien y ps me hubiera gustado ke se kedaran otro rato pero bueno...y ke? a ver komo es eso? a donde te vas? kuando o ke rock???

bueno ps espero nos veamos luego
un abrazo y feliz año nuevo.

Malakatonche dijo...

Una de las ventajas de vivir en una ciudá como el defe, es que cada fase escolar de mi vida termina con el exitoso distanciamiento de los presuntos implicados; es por ello que es rara la ocasión en que he tenido que lidiar con los fantasmas de mi pasado.

Inevitablemente, nunca falta el nostálgico(a) que hace hasta lo imposible por arruinarme esa imagen que tengo del ayer, recordándome que no importa cuánto tiempo pase, hay gente que se queda estancada en una época cual moscos en el ámbar- involuntaria referencia a El Espinazo del Diablo-. y tratan desesperadamente de arrastrarte a la misma desgracia.

Los que se quedan atrás por algo se rezagan, aférrese de aquellos que siguen a su lado por méritos y afecto, y hacia adelante.

Anónimo dijo...

http://relatos.marqueze.net/buscador.html

cuando podremos leer algo tuyo en marqueze.net?