28 de junio de 2010

Post quedado y reciclado y fotográfico y mágico


Estuve escribiendo este post hace como dos semanas, pero tuve infinidad de problemas técnicos. Las fotografías no se subían, estaban muy grandes, aparecían como objetos vacíos o de plano Firefox hacía una sopa de letras con el código HTML. Oh, qué momentos tan aciagos, cuánta lucha interna, qué pensamientos tan atroces...

Pero acá está de nuevo, hasta que por fin entendí que mi vida sin Safari no vale nada. Les presento el esperadísimo Post sobre las fotos de mi Twitpic, que originalmente comenzaba así:

En caso de que no me sigan en Twitter, cosa que deben agradecer porque verdaderamente no me distingo por ser una poeta de la brevedad, subo al bló algunas imágenes que han permanecido hospedadas en mi Twitpic los últimos meses. Para que no se vea como un feo reciclaje, le añado comentarios jocosos para sentirme bien conmigo misma y recordarme que no posteo nomás por postear como esa fea gente que sólo postea por postear.


Empiezo con una bellísima foto de mi nueva infatuación adolescente, el sueco Alexander Skarsgård. La otra vez estuve reflexionando por qué últimamente, si no me había ocurrido en aproximadamente doce años, estoy incurriendo en enamoramientos pueriles con hombres inalcanzables del cine y la televisión. No encontré la respuesta. Tal vez es el tiempo libre. Mis hormonas que andan confusas, como las de señora menopáusica. O tal vez reprimí ese aspecto mío durante tantos años y ahora, con una vida hecha y una deuda con Hacienda, aparece de pronto con fuerza renovada.
Sabrá.

Sección: el tiempo no pasa en vano y yo era bien fan de Friends pero neta no mames, o sea, no mames, qué pedo.


Esta foto la saqué de Awkward Family Photos. Se supone que es cómica, aunque al principio no sabía por qué (el pie de foto decía "¿dónde está la tía Telcia?"). Luego la vi con más detenimiento y lo que pasó fue que lancé un gritito solitario en la gelidez del estudio. Sólo obsérvenla lentamente... y mueran.



La verdad, soy bien fan de KStew. Muy duro. Me gusta su actitud y que no se anda con pelotudeces y que le pinta doble dedo a los paparazzis en algún hotel ocho mil estrellas en Australia. Desde luego, como cualquier persona con funcionamiento cerebral, odio el personaje de Bella. Pero sé que en el futuro Kristen volverá a las buenas películas, como cuando se viste setenteramente y rompe habitaciones de hotel. Rock!




Steven Hewitt me felicitó por mi cumpleaños. No más. Fue tan emocionante que salí a la calle en paños menores y grité durante dos minutos completos. El señor Wallace Porter murió de envidia. Luego, a medida que mi emoción se fue enfriando, pensé que seguro el señor Hewitt tiene un robot que festeja a todos sus fans en Facebook, pero qué puñetas importa: Steven Hewitt me felicitó por mi cumpleaños y eso vale el ridículo que hice frente a mis vecinos.



La otra vez granizó. Me gusta cuando llueve en el campo. Saqué esta fotografía desde una ventana del segundo piso: las bolas de hielo apenas se notan, pero me gustó el paisaje.



Mi tarjeta Banamex, robada el 13 de febrero de 2010, tardó cuatro meses en llegar mi poder. No sólo los pelmazos de Estafeta no lograron encontrar mi dirección, sino que tuve que ir hasta la sucursal en Polanco para que amablemente me la dieran. En cambio, me mandan un paquete desde Finlandia y llega en menos de un mes. Qué doloroso contraste: la eficiencia escandinava contra la... lo que sea mexicana.



Por cierto, una vista exprés auspiciada por Google Street View al pequeño pueblo de Kemijärvi, situado al norte del círculo polar ártico.



También mi pueblo está en Google Street View. Esto va para toda la gente que duda de la existencia de un lugar tan fabulantástico como Polotitlán de la Ilustración, fundado por los hermanos Polo, heroicos combatientes en nuestra guerra de Independencia, goei.




En la prepa hice este dibujo en el que retrataba fielmente los rostros de mis amigazos Hugazio, Paulina y yo. Lo hice al aventón, evidentemente, y luego lo hice bolita y lo lancé al bote de basura. Pero Hugo, que amó la crudeza de mis trazos, corrió como exorcizado y rescató la obra maestra. En él se aprecia el realismo con el que me autorretraté: el cabello rizado en abierta rebeldía, los dientes chuecos de nacimiento y las cejas que por poco se hacen una.



Cuando el camarada Gregory estuvo acá, me preguntó varias veces qué significaba ser naco. No supe explicarle. Luego, cuando yo misma estuve en el continente sur, mis amigos me preguntaban a qué exactamente le llamábamos los mexicanos naco. Sufrí mientras traté de hacer una síntesis entre mal gusto, ridiculez y vulgaridad, di miles de ejemplos prácticos, pero nada surtió el efecto deseado. Luego saqué esta foto en el área de comida de Reforma 222 y supe que nada ilustraba mejor, para mí, el concepto de naquez.



Ah, el portero del amor. Mi fiel compañero en la colonia Juárez. Cuando busqué en Google Street View mi calle, por qué no, ahí estaba: fiel, inamovible, tan perdurable como los callos.



Desde que empecé a leer Bunsen, supe que Jorge Pinto se había inspirado secretamente en mi tío David para crear a Víctor. La foto no es muy buena, aunque se puede apreciar con toda claridad el pasmoso parecido. Mi tío no andaba borrachín, porque es un sujeto respetabilísimo, sino que cerró los ojos al momento de que algún tarado le dio click a la cámara (espero que no haya sido mi papá). Mi tío David es la onda, se los aseguro. La onda es poco. Es hasta más chévere que Víctor.



Hablando de Bunsen, una de mis incursiones informales al mundo del web-cómic *y* del análisis de las relaciones de pareja.



Queso americano color azul. El mejor invento del siglo. Si esto hubiera existido cuando yo era niña, apuesto a que nadie en la primaria me hubiera molestado. Habría sido la más popular. Habría sido la niña de los sándwiches "de queso color azul".



Uno de los libro-objetos que más atesoro. "The trial of Colonel Sweeto and other stories". Autografiado. Con detrás de cámaras y strips que nunca vieron la luz, incluyendo ese del niño que le regala unas zapatillas de ballet a una niña en silla de ruedas, y cómo Gurewitch escribe que jamás supo si lo había hecho con mala intención o el prejuicio provenía de los adultos que, escandalizados, arrastraban al niño del suéter fuera de la fiesta.The Perry Bible Fellowship es el web-cómic más maravilloso del mundo: es estúpidamente gracioso y es una verdadera obra de arte en cuanto a estilo y arte.
Obvio, nunca pierdo la oportunidad de presumirlo. En su cara, ustedes.
(y fue un regalo, un regalo hermoso)



Hablando de regalos, mi querida Elisa me regaló el año pasado este suéter. Me gustó mucho al instante. Es pachón, es calientito y es cómodo. Contrario a lo que parece, no pica. ¿Y ya dije que es muy pachón? Es como si te abrazara un osito de peluche todo el tiempo.



Photoshop Disaster en Google Street View. Deberíamos buscar todos los que hay. O no: sería una tarea aburrida y menos estimulante que encontrar, por ejemplo, prostitutas en la calle y hombres con el torso desnudo bebiendo una cerveza de lata.



Mi querido Gezeta me hizo mi caricatura. Es minimalista y está dedicada, y en el futuro la subastaré para alimentar a los quince gatos con los que viviré en el último piso de un edificio derruido.



Por esos días, no sé cómo, el Fáyer Tony terminó en mi otrora depto y cayó en la vulgaridad de desprender sangre de la nariz. Lo que hizo, muy inteligentemente, fue hacerse un tapón con mi papel de baño Hello Kitty y sacarse una foto. Tal vez por influencia del súper-gay papel higiénico, le salió un corazón rojo. Es la aparición de la virgen María del amor y el papel de Hello Kitty.



¿Quién no juega con su Photo Booth en ejercicios vomitivos de narcisismo mal enfocado? Lo malo es que cuando yo lo hago parezco Regan la del Exorcista, sólo que en más mala onda.



Si los uso caminando en la Condesa mientras paseo a mi perrito imaginario, parecen hot-pants de American Apparel o Mod Cloth. Pero si los uso yo sola y me saco una foto, es sólo para recordar que son del mercado atrás de metro Pino Suárez y que costaron diez pesos.



En la alfombra roja de los premios Emtiví latino, Placebo. Mi vieja mula ya no es lo que era, pero a quién le importa: uno no supera su fanfromhellismo de la noche a la mañana. Ni falta hace.



Imagen poética -o no- de un smoothie de fresa que guardé varios días en el refrigerador. Cuando quise beberlo, era una masa asquerosona. Ilustra lo efímero de la vida -o no-.



Foto deprimente. Es la foto que debes pegar en tu refri la próxima vez que guardes las jeringas para la heroína. O la próxima vez que te prepares tu raya. O la próxima vez que te comas tu tacha. O la próxima vez que quieras ver Parent Trap. Piénsalo dos veces: el próximo puedes ser tú.



Hay un café en Orizaba casi con Chiapas, en la Roma, donde tienen los mejores muffins de manzana del mundo (o al menos de esa calle, yo qué sé de muffins, lo mío son las drogas). Pero lo mejor de ese lugar es la vaca fresa que pide una propina. No hay dos como ella.



Estuve jugando Mortal Kombat en línea. Puedes usar las teclas de tu computadora como si fueran los toscos botones de las maquinitas de antaño. La calidad pixelada de la imagen es tan mala como la original. Y lo mejor: no necesitas cinco pesos en cambio.



Me gusta Rob Pattinson, qué le voy a hacer. Bajé en torrent todas sus películas no conseguibles de forma legal. En ésta la hace de un tipín medio loco, con su acento inglés original y el cabello largo. Es lo que en la jerga de los internetz se conoce como RobPorn.



Trolleo perfecto en los foros de IMDB.com

Ya que involuntariamente hablé de Twilight en mi fotopost, una cosa que hice para molestar desde la comodidad de mi casa a los sujetos encargados del departamento de peluquería de una película con un presupuesto de millones de dólares. Zopencos










10 comentarios:

Rubo dijo...

Qué bonito, te iba a dejar un comentario, pero tu posesión de "The Trial of Colonel Sweeto" hace que la envidia se apodere de mí y refunfuñé y arqueé las cejas. Y ya.

No se pueden ampliar las imágenes y unas no se ven. O yo no pude. O algo.

El Agus dijo...

Yo ya comenté (hago berrinche por adelantado y por comentar en un post con "muchos problemas técnicos")

Rositts dijo...

Cómo me reí con este post, te amo!

el Profe dijo...

Bueno, ya, alguien tiene que preguntarlo: ¿Qué coño encargaste desde Islandia?!?!?

y también


MOR-TAL KOMBAAAAAAAAAAAAAAAAAAT!!!!

rafafefifofu dijo...

Siempre que hablan de Mortal Kombat, recuerdo el FA-TA-LI-TY! cosa que me lleva a recordar esto:

http://instantsfun.es/fatality

¡Qué envidia tu libro de The Trial of Colonel Sweeto"!

:)

Alquimia dijo...

Oye, yo tengo un amigo que es idéntico al Dr. Ortega, hasta en la actitud. Y lo que es mejor, tengo un tío que se parece harto a Flanders y además es santurrón. jaja

El Compañero. dijo...

¡Al fin el post perdido!

Atte: Juan Ramón.

Unicornio dijo...

Lili"Á"n:

No cabe duda: necesito tomar un curso para poder usar la aldaba de moda, el zapatófono de miedo, el proto-facedor-de-haikus de hoy: el casi ubicuo Twilight (o era Twitterlight??!!)

Lo intenté alguna vez... pero no supe cómo enviar "tuits" desde mi teléfono móvil (se dice "celular"), y aunque seguí instrucciones, lo más que pude lograr fue bajar dos jueguitos "gratis" sin querer, uno de ellos versión gárgara del legendario "Strip-Poker" (se dice "pide cartas y encuera a la modelo... que aparte ni chiste tiene").

En fin, bienvenida y gracias por compartir tus personales imágenes... sobre todo la de la "invisible" tía (gracias a ella recordé dónde podría estar el control remoto de la TV, junto con el escuincle que lo llena de mermelada: abajo, entre los cojines del sofá!).

Un extenso saludo y abrazo de parte del

desaguisado (por no ser finlandés, je!)Caballo con Cuerno...
P.D. ¿Te dije que me dio mucho gusto leerte? Ah, pu's ya lo dije...

Dumah 18 dijo...

Maravilloso post, son geniales las cosas que puedes encontrar con Google Street, busqué mi calle y me tope con mi vecino lavando su microbus sin camisa y más adelante con mi casa pintada aún de color amarillo tanque de gas jajaja
Por cierto ¿ya no sigues en Chamucho?

Gabriela/undies dijo...

En esa foto, Matt LeBlanc es como una mezcla entre Al Pacino y Robert DeNiro. En drogas.