13 de noviembre de 2009

Las drogas me están matando


Ayer hice una de las cosas más estúpidas del mundo: dejé a Wenceslao olvidado en una restaurante. Me di cuenta como 18 minutos después... ¿Quién se da cuenta de que dejó su computadora olvidada tanto tiempo después? Soy una pelmaza.

Mientras corría las dos calles que me separaban de mi querido Wences, por mi mente desfilaban escenarios alternos: era cierre editorial de El Chamuco, y no iba a poder hacerlo. Gastaría mis ahorros para mi viaje de mochilazo en una nueva Wenceslao. Me sentiría estúpida y deprimida durante semanas enteras: extrañaría sus teclas mugrosas, su aplicación para imitar el sonido de un sable de luz, la forma en que se traba cuando llevo trabajando en Photoshop muchas horas, el nuevo paquete Microsoft Office que le instalé hace poco (no la última versión, sino justo la anterior, que es la que más me acomoda), los múltiples
bookmarks en Firefox, el millón de estupideces guardadas en sus archivos, mis fallidos textos literarios, las fotos de mis sobrinitos, mis videos porno mis videos artísticos, los torrentes a medias... Y, sobre todo, Wenceslao en todo su esplendor a 18 pagos sin intereses: su otrora blancura, su otrora rapidez, su otrora fascinación.

Al mismo tiempo, sin embargo, algo en mi corazón me decía que no lo había perdido. Era un rayo de esperanza en el campo pantanoso de mi alma: ya antes, en esos mismos bisquets, Carlangas había olvidado un morralito con millones de pesos. Nos dimos cuenta ya en mi depto, así que volvimos sobre nuestros pasos con los ojos clavados en el piso, sin esperanza casi. Y, ¡oh!, hubo esperanza: encontramos el morralito atorado debajo de la pata de una mesa.

Subí las escaleras del lugar con el corazón estrujado. Miré hacia nuestra mesa y no había nada, ¡no había nada, Alá mío! Sin embargo, al virar la cabeza, la mesera me miraba con unos ojos llorosos: "¡Aquí la tengo, señorita! ¡Aquí la tengo!"

Nos abrazamos y todos los comensales aplaudieron. Entró música emotiva y corrieron los créditos.

Después de regresar con las piernas temblorosas, mi desayuno en la garganta, y la presión baja, pasé toda la tarde diciéndome: estúpida, papanatas, irresponsable, distraída de mierda. Luego golpeé un poco a Wences por separarse de mí.


***

Soy toda una guía de turistas. Bueno, no. Hoy fui a Teotihuacán con el camarada Gregory y con otro camarada que no conocía, recién desembarcado de Francia, que resultó ser una agradable compañía en nuestra conquista piramidal.

Subimos inmensos escalones, escupimos nuestras vísceras (bueno: escupí mis vísceras, mientras ellos me miraban) (bueno: escupimos nuestras vísceras, Gregory
et moi, mientras el francés nos miraba fumando un Gauloise).


Acá tomamos un atajo que nos llevaría directo a la Pirámide del Sol, donde cada tanto hicimos pausas para, en efecto, escupir sangre.


A la entrada del museo estaban estas palabras de unos venezolanos molones. El camarada Gregory fingió que él lo había escrito, lo cual le pareció "arrechísimo" (ya estoy aprendiendo a hablar venezolano, chamo).


Estúpido y sensual cabello. Acá ya estamos en la punta. De espaldas, la Pirámide de la Luna, que Rafa y yo subimos... Rafa subió fresco como lechuga, mientras yo lo seguía con el alma en un hilo.



En este punto debo confesar que sufro un poco de vértigo.


Finalmente fuimos a comer al pueblo. Nos metimos en lo que creímos que era un restaurante (y lucía como un restaurante), pero un señor nos condujo dentro de la casa, donde una señora con apariencia de lituana en drogas nos gritoneó para luego ofrecernos su mesa y su comida. Extraño. Y sensacional.

Como corolario de un post que no tuvo nada que ver con nada, diré que hace dos noches me picaron unos malditos moscos en la frente y me dejaron una estúpida (y sensual) cadena montañosa. ¡Idiotas moscos!



22 comentarios:

Liz dijo...

Ay, qué guapa eres, me cae. Aunque me saca de onda que te parezcas un poco a una de mis tías que está en USA (no lo tomes a mal, la última vez que la vi ella tenía tu edad).

Ya puedo casi leer tus posts memorables recorriendo la tierra sudamericana.

Abdul Hakim dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abdul Hakim dijo...

jajajajajajajajaja

Lilián dijo...

Me halagas, amada, pero debo contradecirte. Igual, tener mal gusto es cosa común.

ñ_ñ

ge zeta dijo...

Estúpida y sensual Lilián: No vuelvas a olvidar a Wences.

Luis I dijo...

Apoyo parcialmente a ge zeta: no lo vuelvas a hacer, en lo que difiero es el hecho de que seas estupida y finalmente ¿eres sensual? (guiño guiño)

Blas E dijo...

videos porno?
n_n

Hermes dijo...

como le haran esos malditos franceces para fumar y subir piramides sin morir con cada escalon???.... mmm.. videos... ya, tk care, baee.

Kyuuketsuki dijo...

Ya tiene mucho que no visito las pirámides y he pospuesto la visita una y otra vez. En diciembre ora sí, me cae que voy. Estúpidas y sensuales pirámides.

Don Rul dijo...

Tuviste suerte con la compu. A un amigo le pasó eso en el Kaiten Sushi y 10 minutos después cuando regresó por ella, bye.
Gracias por tu atinado comentario en mi innombrable. (¿Te fijaste? Estoy dejando pasar una gran oportunidad de ser sarcástico y ponzoñoso).

Lear dijo...

Ya volví a cambiar la plantilla, Lilián, pero prometo que ya no la muevo más. ¿Con qué nombre firmaron en el libro de visitas? Esos momentos son buenamente aprovechables para escribir malos chistes. No hay que desperdiciarlas!

Morinakemi dijo...

Auch! Que tortura, tanto lo de Wenceslao (mi más sentido pésame)como lo de la pirámide del Sol... y es que ayer en todo el valle de méxico, hizo un calor de la verga!

ZuGab dijo...

Ame la primera parte del post... Es un poco como la historia de mi vida, torpe y estupido pierde-cosas irresponsable-papanatas de mi. Amen.

El Agus dijo...

"Acosar a Lilián para darle matarili con wences cuando lo vuelva a olvidar". Listo. Anotado.

Alberto De Ávila dijo...

Jajajajaja, no! si yo olvidase a Lucía en algún lugar, me mueeero antes de darme cuenta!

Por otro lado, tiene un buen rato que no voy a Teotihuacán, algo así como 6 años...

Así que... ¿Cuándo hay visitas guiadas (con todo y sangre y vértigo?) jajajajajaja.

Besos wapa!

Pop!

Oyieth dijo...

¿Como le harás cuando tengas hijos?

Blue dijo...

Creo que el susto era bien merecido por olvidar algo TAN vital, no te pases... jajaja

Tumeromole dijo...

Malditas escaleras de esas pirámides. No entiendo cómo es que no heredamos la condición física de "nuestros antepasados".

Pero algún día -ALGÚN DÍA- seré capaz de vencerlas.

Saludos.

Adrián I. dijo...

"Estúpido Flanders Sensual" jajajaja

Unicornio dijo...

Ejem... no olvidaste al francés en Wenceslao (que no era Menelao?), al subir las pirámides???

Rápido, a verificar eso!

Atte.

el que encontró una lap en los escalones de la Pirámide del Sol, iujuuuú!!

(P.D. ¿Alguien querrá un ábaco con pantalla de 8.9"? Se aceptan ofertas.)

D⮩kizz dijo...

u.u Olvidar cosas es de todos, pero un alap uuu eso ya es mas grande pero son cosas de la vida qe pasan en fin saludos qe tengas un bonito dia, tarde o noche! segun lo leas! :)

Eiliux dijo...

Que bueno que encontraste a Wences. Eso de los videos artísticos da mucha apuración.