19 de junio de 2009

Conexión ideológica



Ayer, lo que debía ser un jueves con cervezas y charlas insulsas, se convirtió en un debate improvisado que saltó del voto nulo a temas tan ríspidos como el aborto, la religión católica, la pobreza en México, la pena de muerte y la conveniencia de erigir a Lupita Loaeza como líder sensible del pueblo. Hubo connatos de bronca: arrojé mi chela al piso y grité que cuando una mujer me decía que estaba contra el aborto, algo dentro de mí moría (como dicen los gringos: "tomato, tomate", porque en realidad jamás me atrevería a desperdiciar el sagrado líquido de la levadura).

Ya sé que uno no se debe meter en conversaciones así, teniendo temas tan grandiosos a la mano: los Jonas Brothers, la última actualización de Twitter, si alguien ya vio la película esa donde hacen una porno, quién prefiere el frío y quién prefiere el calor, cuál es el mejor cereal de fibra, lo que soñamos anoche, y la conveniencia de erigir a Lupita Loaeza como líder sensible del pueblo.

Sin embargo, lo hicimos. Hubo frases como "esa pendejada que acabas de decir" y "estoy en desacuerdo porque..." y "métete tus creencias por tus partes nobles" y "¿te refieres a mi sangre azul?" y "no, sabes a lo que me refiero" y "no, no sé a lo que te refieres" y "pues ya sabes... el... asterisco" y "¿el asterisco? ¿Cuántos años tienes? ¿12?" y "sí, mi terapeuta me dijo que mi edad mental es de 12... y medio" y "todos son putos", etcétera.

Luego alguien quebró una botella contra el piso y nos amenazó a todos mientras se desgarraba la playera y gritaba: "¡Stellaaaaaaaaaaa!".

En lo personal, no puedo desprenderme de mi ideología. Es el apéndice con el que vivo, escribo, leo, respiro y compro aguacates en la verdulería. No soy fundamentalista intolerante, y puedo convivir con algunos conservadorzuelos que votaron por Jelipe y creen en la "guerra contra el crimen" y se asquean cuando ven a dos putetes besándose. No, no soy intolerante, aunque por lo general les digo que se alejen de mi perímetro espacial y que vayan a persignarse y dibujo pentagramas a mi alrededor y pongo música de Alabama Thunderpussy en su presencia. Bueno, no.

He formulado una teoría: la de la conexión ideológica. Usualmente no pregunto a la gente a quien recién conozco por quién votó, pero en el 2006 solía hacerlo inmediatamente después del "mucho gusto". De la respuesta se esperaban dos reacciones en mí: decirle "hermano" o decirle "ten sexo contigo mismo" (que es mi castellanización para "fuck you").

En estos momentos aciagos, la ideología se ha diluido. La polarización del 2006 ya no existe: esas peleas con amigos, hermanos y tíos abuelos; los debates interminables, la voraz lectura de todos los columnistas de todos los periódicos de todas las facciones; la opinión certera y dilapidante. Ahora, decepcionados o desencantados o ligeramente más distraídos por el Twitter y el YouTube y Perez Hilton y la la conveniencia de erigir a Lupita Loaeza como líder sensible del pueblo... y, ¿en qué iba?







--laguna mental--





¡Ah! Sí, ahora ya no tomamos partido tan fácilmente. Nos da un poco de vergüencita: ¿quién en su sano juicio le daría su voto a los dinosaurios? ¿A los mochos? ¿A los chuchos? ¡Estamos castrados políticamente! ¡No tenemos opciones! Ergo: la gente opta por el voto nulo. Y, entonces, la apatía: el voto nulo tiene más simpatizantes porque requiere poca concentración, no es como si tengas que decidirte por nadie ni investigar la trayectoria de ningún aspirante a diputadete ni saber en qué distrito vives ni nada de eso... Sólo tienes que poner una sentencia jocosa en la boleta, algo como "¡Tengan sexo con ustedes mismos, contadores de casilla!", que en el mejor de los casos resultarán ser tus tíos, primos y amigos que no tienen vela en el entierro.

Pese a toda la jocosidad venidera el 5 de julio, sigo instalada en mi ideología (que no es lo mismo que partidismo). Odio a los jipis comeflores que se ponen colguijes, pasan los domingos en Coyoacán, y dicen cosas como "carnal", "hermano" y "suave". Odio a los conservadores. Odio a los apáticos y a los apolíticos. Pero defiendo lo que los jipis defienden -cuando no están drogados ni comiendo peyote en Real de Catorce ni danzando en una plaza por unas monedas-, que son asuntos de índole liberal: el aborto, las sociedades de libre convivencia, la conveniencia de erigir a Lupita Loaeza como líder sensible del pueblo...

Me siento cercana a los que piensan de esta manera (salvo si usan colguijes y todo eso, porque entonces me dan ganas de patearlos). Así que todavía, a veces, cuando por ejemplo hay dos sujetos en mi casa trabajando en una mesa, y yo estoy en mi Wenceslao pergeñando un texto, volteo hacia ellos y les pregunto por quién votaron. Y cuando me responden y me dicen, me siento mejor. Y cuando decimos lo decepcionados que nos sentimos por aquel por el que votamos, me siento aún mejor.

Mi conexión ideológica es muy simple. O no. Ten sexo contigo mismo.


18 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Mis ideas en algunos de estos aspectos son muy simples: me gusta pensar que soy de izquierda (en la acepción francesa original) (uy, que pinche culto). Defiendo la libertad del individuo y de asociación; la "guerra contra el crimen" me parece una gran cagada (porque para empezar, el gobierno no debería actuar como papi de nadie para decirle "no tomes drogas, es malo"). Si un jipi chupaflores (variación mía de tu término) decide fumarse 400 carrujos de mota al mes ¿quien soy yo para impedírselo?

Siempre me ha parecido que el debate sobre el aborto está amañado desde la pregunta: no se debería preguntar si estas "a favor" o "en contra", porque ninguna chica dice "ay si, me encanta que me metan ganchos, que bonito es abortar!". La pregunta debería ser: debe ser legal el aborto... o no? Hay una sutil pero perceptible diferencia... y obviamente debe ser legal; así garantizamos que se realice en un entorno sanitizado y seguro.

Todos tus puntos son interesantes; me quedo al final con mi postura respecto al voto: uno será para el PSD (diputado) y otro será nulo... mis razones tengo, pero explicarlas aquí sería robarte mucho espacio. Para mayores referencias, Ensayo Sobre La Lucidez de Saramago.

(Loaeza para presidenta!!! Ok, no)

Kyuutz

Chavaluria dijo...

Pues no veo que tienes en contar d elos apartidistas, realmente uno (Que será su primera elección este año) va con cierta mentalidad d evbotar por la propuesta que le convenga... que de hecho, ninguna me sirve, no trabajo, no sou productivo ni autosuficiente, ni gano un salario minimo... Pero estoy convencido de que si realmente quiero que las cosas ya no esten tna jodidas... para ser sincero, votes por quien votes, terminarás igual de jodido, la politica en México es al mero estil ode "Quitate tu de robar para yo robar" ¿Voto nulo? no gracias, es uan trampa con la que predominaría el Autoritarismo (me agradaría poner la palabra "Nazi" pero no aplcia en este caso) o mejor aún, el Fascismo, es preferible votar por un tarugo que le quitará potencia al partido favorito actual, pero eso si, no vtar por cualquier tarugo psicopata que quiere que se haga l oque el dice con berrinches...Y mejor ya le paro, que estoy divagando demasiado

Omar dijo...

Si no tuviera tanta güeva, te aplaudiría de pie.

Incubo dijo...

***** ...son cinco estrellas, no una mentada. Me limito a decir 'está bien chingón tu post y hasta me identifico' porque no tengo la elocuencia para rebotar o complementar, chingón.

Yo, Vakero dijo...

Supongo que intentas un experimento truculento para colocar en la memoria de tus lectores la idea de la Sra. Loaeza en el Congreso... ¿te prometió monedero electrónico? No me digas nada, no lo soportaría.

De todo esto, lo mejor es el intercambio de ideas. Las botellas rotas son otro boleto.

Bien dicho: Ten sexo contigo mismo.

Eso ya existía ¿no? Se llamaba chaqueta o algo así.

Bueno. Saludos.

Morinakemi dijo...

Los perros abren los ojos a los ocho días. Los panistas nunca.

Esa frase la dijo un representante de partido (del PRI) hoy que en mi empleo ordenabamos las boletas electorales, chales con los panistas, nadie los quiere.

Bueno saludos.

Morinakemi dijo...

Por cierto, me identifico seriamente con lo último que pusiste en la entrada: yo también odio a los jipis comeflores y los conservadores. ¿Ya vistes? (guiño) hay una conexión ideológico-espiritual entre tu y yo (/guiño)


Lilián, me declaro irreprimible fan tuyo. Saludos

Pinkrobot dijo...

y si no estoy a favor de legalizar el aborto pero sí de los putetes besándose y viviendo en sus sociedades de convivencia y las drogas para quien las quiera?? aún así tengo que tener sexo conmigo misma? o sólo un poco?

muy buen post!

Jair Trejo dijo...

Yo voto por subirnos al monte a pegarle de tiros a los cuarteles. Nuestro "sistema democrático" es una gran chaqueta mental. Es claro que es inoperante en todos los sentidos posibles.

Por eso me deja perplejo que haya gente que vaya a votar. No mamen, ¿el gobierno qué? El narcotráfico es infinitamente más poderoso militarmente que el Ejército mismo, la cúpula empresarial ejerce sobre la legislación económica una influencia claramente superior a la del "estado" y hasta Elba Esther Gordillo tiene más poder político que nuestro gobierno de juguete.

O que vayan y voten por el PSD. Yo también me identifico con sus propuestas, como me identifico con Nueva Alianza en la importancia que le da a la educación, p con las propuestas ecológicas del Partido Verde.

(Pausa: Si viviera en casi cualquier otro país, votaría siempre por el partido verde. Tenemos el peor Partido Verde del mundo... ¿Se imaginan otro que proponga pendejadas como la pena de muerte, o la subrogación de las farmacias?)

Pero, por Dios, fíjense quién está detrás. Qué calaña de oportunistas. No se me hace lógico llevar a semejantes cabrones al poder nada más porque prometen cosas bonitas, o porque su "ideario" concuerda con el nuestro. Sus propuestas progresistas son las que siempre soñé, pero me queda bien claro que los proponentes son vulgares ambiciosos, que las olvidarán en cuanto lleguen al poder, o simples ingenuos que se verán imposibilitados de actuar.

Porque lo que está mal es el sistema económico-político completito. Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé; que el siglo veinte es un despliegue de maldad insolente no hay quién lo niegue, pero el pinche siglo XXI está superando toda expectativa.

Y creo, honestamente, que la única forma de solucionarlo es la revolución. Armada, probablemente, porque está cabrón pactar pacíficamente con el tigre para que se vuelva vegetariano.

Llevamos años viendo al estado desmoronarse, votando por un surtido de ladrones y megalómanos, celebrando como grandes victorias de la democracia el reconocimiento de nuestros derechos más elementales, y viendo como un sueño guajiro el vivir en un país decente, con un gobierno de verdad, en una Nación que vaya a alguna parte. Entiendo que agarrarnos a chingadazos no suena muy alentador, que hay gente que aborrece la violencia, y que su utilidad es cuestionable. Pero por lo menos dejemos constancia de nuestro desacuerdo. Es ignominioso seguir viviendo como si todo estuviera muy bien, no por nosotros, que no hemos sido, ni parece que vayamos a ser, capaces de cambiar la situación; sino porque son chingaderas dejar que nuestros hijos, nuestros hermanitos, nuestros sobrinos, crean que es normal vivir en esta mierda. No les robemos a ellos la oportunidad de rebelarse.

P.D. Analizando detalladamente lo que escribí, creo que tal vez mi tiempo hubiera estado mejor empleado teniendo sexo conmigo mismo.

Kyuuketsuki dijo...

Lilián: si me permites, usaré tu espacio para un breve reply a Jair Trejo.

Las revoluciones armadas NO SIRVEN. Te has puesto a ver los magníficos resultados?? Que sucedió con la revolución mexicana?? Todos sus logros se han hundido con el paso de los años; creó la peor dinastía política de la historia de nuestro país, ¿que queda de ese levantamiento? Y de todos los que le siguieron.. no han resuleto absolutamente nada.

Quieren una verdadera revolución? Tres puntos: cambios mediante la resistencia no-violenta (Gandhi si hizo una verdadera revolución); legalización de las drogas (dejar de tener un papá gobierno... y fin de los emporios narcos) y la más difícil: cambio del sistema económico. Esto último es de lo más cabrón a lo que nos podríamos enfrentar; pero si hay soluciones. Hay que rascarle y sobre todo, pensar, pensar mucho, pensar por uno mismo. Es todo.

Hermes dijo...

aun espero el dia en que alguien que haya nacido en el df (o en la delegacion que pretende dirigir) y tenga estudios validos (no de harvard, lo siento pero ya les dan esos titulos a todos) pueda realmente expresar lo que quiere hacer si llega al puesto sin necesidad de responder a otros intereses... y el dia en que alguien asi represente mis intereses, ese dia votare. antes de eso, nadie se llevara mi voto (my precioussss :P)

Andantte dijo...

la ideología..
y esas madres políticas..
estan pegadas...
ahi..
desde en cómo te vistes, lo que comes...
hasta lo que haces en la cama...
...

no hay cosas a-políticas..

...

interesante tu post..
recién leo tu blog y me parece muy bueno...
creo que andaré por aqui...

Hikon blogger dijo...

Re evolucion, palabra temida en las democracias perfectas en donde se les olvida que lo unico constante es e el cambio, la evolucion, la revolucion.

Ciclos de mierda, la derecha esta tratando de gobernar al mundo, el puto de Sarkozy, el pedofilo cavalieri Berlusconi, la tarolas de Alemania, el altamente inutil y pendejo Calderon, y su ultimo producto estrella el pinche mentiroso del Obama.

A pesar de todo ello se les olvida la ley de la revolucion, ahora estan en el poder, despues ya no estaran.

Sin embargo votare por la continuidad del cambio, porque Calderon si lucha contra la s dorgas....jjajaj pinch enano coge niños.

Sabian que sus guarruas (guardias presidenciales) lo vieron cogiendose al hijo de una de tantas de las que hacian el quehacer en los pinos?

Estamos en tiempos de re evolucion de cambios, esto es un parangon con la epoca de los sesentan...o sera una continuacion?

El momento ha llegado.

Plaqueta dijo...

Ya nadie dice "suave" ni "hermano", dicen: BANDITA.

BANDITA.

Horror.

Es verdad, yo tengo un puñado de nuevos amigos y no sé por quién votaron. Ayer vi a dos e intenté adivinar, pero con las sorpresas que te llevabas en 2006, fue imposible. Preferí no preguntarles.

D´Maurice dijo...

Despues de ver los grandes comentarios que te dejan, pienso en como las palabras abeces sobran, leo lo que escribes y puedo identificarlo con algunas charlas que he tenido, se esta cociendo la cena y mi roomie me quiere madrear.


Ten sexo contigo mismo

(Saludines y besinis)

Dre. dijo...

Me gusta el avatar del Snoopy saltando. Este cinco de julio me pararé con mi cara de sórdida idefinición, votaré por un partido porque la verdad, el voto nulo me da hueva, y recordaré el Snoopy saltando.

El aborto debe ser legal. PUNTO. Sin discusión. Está de la chingada que existan mujeres que estén en contra de que se legalice demuestra que tienen el cerebro hecho mierda.

He tratado de convencer a gente a diestra y siniestra de que NO deben votar en contra, favor, etc.

Bueno ya, como yo estaba hasta la chingada de la gente en 2006 no voté ni por el Peje ni por Felipe. Pensé que de esa forma pasaría indeme la humillación de haber votado por un imbécil, pero oh, sorpresa sorpresa, el imbécil por el que sí voté se autobalconeó a nivel mundial, mostrándonos que no hay opción segura en este país.

«danito» dijo...

Yo soy tan apolítico como que jamás preguntaré por quien votaste.

Ni a nadie. Ni por quién votarás.

y ya.

madreselvas dijo...

Eres de las mias.