10 de noviembre de 2007

Soy una mártir y, como tal, DEBO publicarlo a la brevedad

Ayer sufrí EL dolor. No el dolor punzocortante del aparato inhibidor de lengua, ni las dolencias vergonzantes producto de una extraña conjunción de elementos.
Empiezo a creer que este proceso por convertirme en una persona más juiciosa, templada y racional debe componerse por un dolor inversamente proporcional: intolerable e irracional.
Me he quejado mucho al respecto. Tanto que, gozosamente, he llegado a alcanzar uno de mis sueños de juventud: sonar como un disco rayado.
Os pido atentamente no me recuerden algo que ya hice y que no sirvió una chingada: ir al dentista.
También creo que es el karma, lo cual refuerza una teoría que he sostenido por años.
Ayer, concierto gratis de La Gusana Ciega en el Jardín Guerrero. El atuendo de Daniel Gutiérrez y la voz del Chalupas mientras gritaba a moco tendido las letras de “Tornasol” me hicieron sentir como si todavía estuviera en 1998… situación que debí agradecer furiosamente en lugar de soltar mierdeces respecto a una muchacha inocente que nunca me ha hecho nada y cuyo único error en la vida es parecer hombre y estar bien pinche fea.
Acto seguido: casi me llevan a Urgencias en la madrugada y mi oído estuvo a punto de explotar y mi hombro paralizado se colapsó y mojé las sábanas con mis lágrimas, SNIF.
Si es el karma, si es castigo divino, entonces mi teoría mafufa adquiere dimensiones espeluznantes: dios (un dios cualquiera, al fin que es un dios y pinche dios por ser dios, ¿están de acuerdo con su pretensión?) gobierna este universo y los ateos somos sus terribles disidentes.
Rojilla de la religión: mi segundo mote.

En otros temas: quería hacer algo de veras temerario en mi vida cibernética y saqué una cuenta en Facebook. Me sentí desafiante. Estoy pensando en cambiar la fuente del bló. Georgia me gusta. Jum.



¿A poco no mi prima la jipiosilla es re-parecida a mí? Suertudota.

7 comentarios:

Lingüista con sangrado dijo...

Todavía está calientito el post.
¿cómo siguen los dolores?

oxidente dijo...

Yo por eso hago abluciones al dios del lavabo, el dios de la regadera o al dios de la ventana de mi vecina la guapa.

La jurisdicción de esos dioses es más humilde. Sin embargo siguen siendo poderosísimos.

Triquis dijo...

Yo siempre he dicho que el karma es una cosa de mucho cuídado. Así que ya pórtese bien para que no le anden pasando esas cosas.

tu chica yeye dijo...

si...se parece un chingo...que miedo

[ Hródric ] dijo...

esa banda de la Gusana es esa que se parece a Smashing Pumpkins ?

esta entrada parece un recuento pesimista, mujer.

los parecidos con tus primas quizá tengan que ver por la actitud más que por la apariencia. y... esas fotos no sé si las representen. yo que tú trato por todos los medios que no se enteren de aquella entrada.

BuenasChambas dijo...

pobrecitaaa, ya ves por no llevarte de "piquete de ombligo" con Dios! jajajaja

ojalá que te recuperes rapidín

Jair Trejo dijo...

Cuando le pregunté a mi madre que cuándo me saldría la muela del juicio, me dijo que nunca, porque salía hasta que tenías juicio.

La primera y única vez que me dolió la muela, se me quitó un rato abriendo la boca muy grande. No dura mucho, y te acostumbras con el tiempo, pero es un aliviane maravilloso. Por otra parte, no estás para saberlo ni yo para contarlo, pero te venden la anestesia inyectable sin necesidad de receta, en cualquier tienda de materiales dentales. A mí me da miedito inyectarme cosas sin saber, pero en una situación desesperada... hasta hacer buches ha de ser bueno.