1 de marzo de 2007

Tres anécdotas escolares que a nadie le importan

1.
Ayer, tarde de películas, nos aventuramos con una joya fílmica del maestro del suspenso Alfred Hitchcock llamada...




A la que ninguno le entendió.

Muchas tomas en blanco y negro, gente del pasado, ropa del mismo tono (¿no conocen otro color que no sea el gris?) y teléfonos antiquísimos que nos hicieron pensar, por un segundo, que la película podía ser de épocas pasadas.

Aún no desciframos el enigma.
(por cierto: al principio de la película, el hombre que sabía demasiado no sabía demasiado aún sino más bien poco; lo interesante es la mujer que supo primero. Al final, obviamente, el hombre que sabía demasiado ya sabía un chingo. Gran final, con harto conocimiento de cosas que no deberían saberse)

Sin embargo, tengo que inmortalizar tres frases geniales que hicieron esa tarde memorable (además de comer Gansitos con ceniza de cerillos y haber observado cuán inmensamente perfecto es Doctor House). Para ello, primero pediré disculpas por anticipado al colega a quien me refiero.
*
Perdón, colega.
*
Cuando se tiene por compañero a un maestro de inglés cuyo nombre es Lalo (aunque hay quien sospecha que el verdadero es Eduardo... pero a mí no me engañan) lo más inteligente que puede hacerse al respecto es tergiversar humorísticamente su nombre. Ejemplos:
- Laloca, Lalonganiza, Lalóndiga, Lalotería, Lalong-long-time-ago, Lalópez-Obrador, Lalord y un extenso etcétera.

El colega del que hablo, en una tarde en que se dedicaron varios minutos para extender la lista, de pronto se levantó y con una sabiduría sólo equiparable a la de Confucio, cerró los ojos y dijo:

- Ladrillo.

Ayer, al observar a cierta compañera enfrascada en un cuadrito de papel con varias casillas y algunos números arbitrarios, preguntó:

- ¿Qué es eso?
- Sudoku -contestó una voz lejana.
- ¿Eh? ¿Qué es un docu?

Pero luego, cuando creímos que ya no nos regalaría más diamantes de humor fino, volvimos a ser muy felices cuando alguien comenzó a hablar en efe.

- No entiendo el idioma en efe...
- ¿Efen seferiofo nofo lofo efentiefendefes?
- ¿Eh?
- Ja-ja. Eferefes ufun tofontofo.
- ¡Nofo!
- ¡Oh! Ya lo logró, miren.
- A huefo.


2.
El pleito Iñárritu-Arriaga me recordó las vicisitudes, hace pocas semanas, que ciertos compañeros y su servilleta tuvimos respecto a un cortometraje. El bodrio en cuestión no es la gran cosa y no tiene mayor mérito como para enmuinarse al respecto (gran verbo enmuinar, ¿no creen?). Sin embargo, la pelea me parece muy acertada: ¿Quién es la mente maestra detrás de una película? ¿El director o el guionista? Nosotros casi perdemos la amistad (casi es una palabra bastante útil cuando de minimizar una cuestión se trata). En la edición no faltaban los reclamos verbales y las miradas de escopeta. La tensión fue poco menos que insoportable. Al final yo los acusé de tercos y ellos a mí de obsesiva... insulto que a mí no me parece un insulto en lo absoluto.

Me cito a mí misma:

"Soy una persona altamente obsesiva"

Lo que podría arrojar la siguiente conclusión: ellos no me dijeron nada nuevo.

Al final ganamos el concurso y loas por doquier y felicitaciones y champaña de Aurrerá en vasos de plástico y nuevas peleas surgidas después de la recomendación de pulir el maldito cortometraje.

Pleitos más. La idea del guión, en realidad, se me ocurrió de una película de Helena Bonham Carter y Kenneth Brannagh. Peleé con uñas y dientes por mis créditos y al final resulta que soy una maldita plagiadora. Me felicito a mí misma.

Respecto a Iñárritu y Arriaga, no me queda duda de que la razón la tiene don Memo Arriaga. Y sostengo, desde ahora y siempre, que Iñárritu sin Arriaga no es nadie... y no por el contrario, como lo quieren establecer.

(el guionista es el cabrón, pues)


3.
Amenazas de huelga en la universidad.

Crucemos los dedos y extendamos una plegaria a Alá.

2 comentarios:

Marilú... dijo...

hola.. muy buen blog.. cai aqui por que vi tu columna en la revista de la mosca... tambien muy bueno.. y pues me entro la curiosidad.. de leerte.. más... espero ... pronto. ponerte de link = )

saludos.. desde gto..

raul g.n. dijo...

Buenísimo como siempre. ¿Estabas filmando un corto? ¿Qué estudias? Supongo que no es gastronomía ni derecho. Yo me dedico a la producida fílmica y audiovisual en la Ciudat de la Desesperanza. Ahí cuando puedas échame un mail a:
rgn@circoazul.com
No sabía que publicabas en la Mosca. Toda una pro de la escribida. ¡Felicidades!
(Y sería buenísimo que incluyeras en tu blog la cosa esa que sirve para que te suscribas vía e-mail. En el mío está. No recuerdo de donde lo saqué, pero si le picas ahí, seguro te manda). Saludos.