26 de marzo de 2007

La talla de madera es lo de hoy: el por qué y otros comentarios jocosos

Con la novedad poco novedosa de que dediqué mi fin de semana entero a apreciar y recrear la vista -y el alma- con piezas artísticas talladas en auténtica madera de auténticos árboles (cualidad increíble que me dejó sin aliento).

Admiré piezas con nombres como "Búho", "Iguanas con ranas", "Bellísima escena estival", "Mujer con gardenias", "Jesucristo chorreando sangre en la cruz", "Pene gigante con mujer deforme" y "San Miguel aporreando a Satanás". Por ellas y sólo por ellas valió la pena el viaje en carretera y la abducción alienígena en el camino.

El catálogo a continuación:


Una pieza que sin duda Mel Gibson colocaría entre sus favoritas. En ella puede apreciarse el contraste vívido entre la sangre espesa del Jesucristo aporreado y las formas más bien caprichosas de la virgen de mirada perdida que lo sostiene. Galardonada con la distinción "Madera Gore Siglo XXI"



Y acá tenemos a una pieza que, de manera similar, sería la favorita de Alejandro Jodorowsky. Un pene gigantesco se yergue lívido en medio de la plaza principal, y aún a la vista de los recatados pobladores del terruño, para mostrar el salvajismo de la edad moderna, que todo lo reduce: así, en una misma pieza de asombrosa altura, conviven vaginas, senos y penes sin pudor alguno. Galardonada con el premio "Madera en XXX de tendencias surrealistas".


He aquí la pieza denominada "Máscara de fauno versión Apaseo el Alto, Guanajuato, 2007", inspirada en el filme de Guillermo del Toro. La leyenda cuenta que el pelo es real. A saber.


La mítica pieza denominada "San Miguel aporreando a Satanás", que su servilleta antes confundió con "Romano dándole paliza a cerdo judío" o "San Martín con alas". Está padre.


Detalle de San Miguel. Nótese lo gallardo y guapo que se ve.


"Yo sí le daba", por Wenceslao de la Torre. Ángel sin cabeza, manos ni pantorrillas inspirado en el prototipo con el que, según Wences, toda mujer sueña: a este hombre no le falta nada que pueda extrañarse y en cambio posee todo lo que se necesita.


"¡En el ojo no!", versión gore de "San Martín aporreando a Satanás" que se ganó mención honorífica en el festival de Muerte y Sangre 2007, patrocinado por gaseosas Lulú.

2 comentarios:

rogelio garza dijo...

La neta, están superchidas las figuras. Sin embargo, tu trip hubiera valido la pena sólo por ser abducido por aliens. Me hubiera gustado estar ahí.

Saludoxxx

Posneta: me quedé pensando en lo que comentamos por messenger sobre aquel espinoso tema. Y escribí algo al respecto en el blog. Supongo que estarás de acuerdo...

yomera dijo...

sólo diré lo siguiente: jocoso en francés se dice cocasse XD