22 de diciembre de 2006

Manchan mi buen nombre




Si me aparezco por los foros de internet es sólo para enriquecer las discusiones con mis muy sesudas reflexiones, que usualmente no lanzo a la ligera. Ajá. A lo largo de los años he procurado construirme un buen nombre en la supercarretera de la información; de ahí que me reserve ciertas percepciones personales que a buena parte de la población cibernética podrían resultarles chocantes: no es mi objetivo herir susceptibilidades ajenas. Ajá.
¿Pero qué hacer cuando mi reputación inmaculada se ve seriamente afectada por los comentarios vanos y superficiales de señoritas que dicen llamarse Lilian (así, sin acento) y van por ahí dejando mancillado mi prestigio?
Pues quejarse en el bló de uno.


Photobucket - Video and Image Hosting


Hice un poco de investigación infiltrada y hallé que esta sudamericana de bellísimo nombre dice puras sandeces, casi siempre de tintes interraciales. Que si Halle Berry, que si los mexicanos, que el argentino de la pampa y Tierra del Fuego y los burritos con queso... Naranjas: esos temas son tan triviales que su servilleta nunca se atrevería a participar en ellos. Y, claro, mi usurpadora recibe merecidos tomatazos a cambio.


Ahora haré una confesión que resultará difícil de creer:


nunca he sido insultada en internet.


Lo sé: esta hazaña parece imposible en la época en que vivimos, donde abundan los trolls, los cizañudos, los ardidos, los malvados, los insultadores de marca, los avispados, los dotados de humor inteligente y agudo, los sarcásticos y cínicos y los genios con las teclas.
Y donde además pululan los lerdos, los ñoños, los tarados, los babosos, los zopencos, los imbéciles, los mentecatos, los idiotas, los tarugos y los dejados. DEJADOS, sobre todo. O los amarranavajas, los buscapleitos, los valientitos, los pendencieros, los bravucones, los rijosos, los pleiteros, los afectos a la riña, la camorra y la discusión más entronizada. Y los que no tienen novia y usan lentes de Rivers Cuomo y duermen con calcetines y odian hablar en público.
Y pese a todo lo anterior, jamás me han levantado la voz (es un decir) en la red de redes. Nunca me han dicho cosas como:


Eres una estúpida con un cacahuate insertado en el cerebro.


O


Tus opiniones son pura bazofia.


O


Pendeja, idiota, grandísima imbécil, hija de tu rechingada madre que a su vez es toda una puta y tu padre un cabroncito y tus hermanos unos bastardos y tu perro un pobre diablo y estúpida, idiota, vete al carajo.


O


Todo lo que dices es pura mierda.

No. Recuerdo alguna vez en que, luego de pasar cinco horas en mi complejo cinematográfico favorito (vi Revenge of the Sith por quinta vez en el mes y después decidí despejar mi mente con otra película de guerras, aunque desafortunadamente no tan espectaculares ni con sables de luz, ¡maldita sea!), llegué a mi casa y decidí ser muy sincera con los seguidores de esa cosota de Ridley Scott, Cruzada (o Kingdom of Heaven, pues).


Dije que era una pastilla para dormir.


Y enseguida me tacharon de troll (siempre me atrajo la melena larga y desafiante de las leyes de gravedad, pero no he llegado a tanto) y que, claro, era fácil ofender sin argumentos, etcétera. Después de leer por dos días a múltiples fanáticos que comentaban muy orgullosos entre sí que yo no había apreciado la belleza sublime y el mensaje glorioso de la película, me aparecí con un argumento de dieciocho líneas en el que expuse mis razones muy elocuentemente.
Y me aplaudieron y me nombraron reina del foro de Cruzada, wujú.


Photobucket - Video and Image Hosting


A lo que voy es que NUNCA ME HAN INSULTADO. Para explicar tal fenómeno, he deliberado las siguientes hipótesis:


* Mis argumentos son sólidos e irrefutables.


* Me he topado con gente muy decente y respetuosa.


* He tenido suerte.


* Todo lo que digo es aburrido, ñoño e insulso y es tan ocioso y tan pendejo que nadie se toma la molestia de rebatirlo, discutirlo o insultarlo.


* Vamos: insúltenme. Ya es hora.

1 comentario:

mike dijo...

Jejeje... es que es imposible insultar a una persona con tantos recursos en expresión escrita, y que tan bien maneja el uso de las palabrotas :P

Besos!!