5 de enero de 2010

Primeras impresiones sobre el hecho de que me acaban de robar una hora de vida y quiero mi hora de vuelta


Creo que soy una desquiciada porque he dormido sólo un puñado de horas en los últimos tres días, y aquí me tienen a las 6 a eme -horario de mi organismo- escribiendo un post desde la sala de espera del aeropuerto internacional de Lima. En unas cinco-seis horas haré conexión a Quito, así que lo lógico era buscar una señal abierta, arrellanarme en unos sillones incómodos enfrente de unos nerds leyendo cómics, y escribir un post.

Antes, al llegar al aeropuerto, lo recorrí de punta a punta sintiendo que lograba un triunfo máximo. La neblina no deja ver más allá de la autopista, y todo es tan familiar que parece que jamás he salido de México. A lo lejos, las mismas montañas y los mismos anuncios de HSBC y las mismas construcciones con ladrillos grises.

En la última sala de abordaje estaba sentada una señora hablando por teléfono. Lloraba. Yo estaba de pie junto a ella, viendo por la ventana sin ver nada (la neblina, la neblina), pero alcanzaba a escuchar modismos que ahora no recuerdo, pero que por folklor podemos intercambiar por "dotora", "señorita Laura", "cachudo", "pollada" y "carrito sandwichero". Podía pasar perfectamente por una invitada del show de Laura Bozzo, y en lugar de reírme, como aún tengo sangre en las venas, sentí pena por ella. Luego pensé que acercarme a preguntarle si estaba bien hubiera sido absurdo (quiero restablecer mi karma), así que me alejé sigilosamente.

Luego la vi riendo.

En el avión me tocó junto a una chica que también va para Ecuador, pero a estudiar periodismo en Guayaquil durante cuatro meses. Hubiéramos podido charlar por horas, pero como que no hubo "clic, goe", y cada quién se puso a hacer sus cosas. Ella, jugando jueguitos para niños. Yo me puse a ver Into the wild, que siempre había querido ver y que según yo estaba muy ad hoc con el viaje.

Fue una idiotez. Es una película hermosa, pero deprimente. Se acabó cuando ya las luces estaban apagadas, todo mundo estaba dormido, y yo sólo podía pensar que - SPOILER - iba a morir sola dentro de un autobús abandonado sin haber visto a mi familia en meses - TERMINA SPOILER -. Y me puse a temblar y luego a maldecir a la condenada aerolínea, porque cómo se les puede ocurrir pasar películas de viajes que terminan mal. Cerdos.

Regresando a mi situación actual, un señor me dijo que el WiFi sólo lo vendían en tarjetas de 5 dólares, y como no pude conectarme a una señal prepago, fui a una tienda "Britts" a comprar la tarjeta, donde una amable señorita me dijo que había por ahí una gratis llamada -originalmente- "Telefónica" (desde ella escribo esta sandez).

Por ahora no me quede más que esperar, o dormirme usando mi mochila como almohada, o esperar. O comprarme una Inka Cola por un precio absurdo sólo para presumir que tomé un refresco que igual puedes tomar en el restaurante peruano que estaba por mi otrora depto. Puede que incluso lo haga.


Seguiremos informando.

Amanecer en los aires.



PD. Nunca los comentarios recibidos en este bló me habían sorprendido de manera tan grata. Muchas gracias a todos por sus deseos, consejos y apreciaciones. Parece que no, porque rara la vez contesto, pero significan mucho para mí. Todos. Zoquetes.



20 comentarios:

Octopus Queque dijo...

Buen viaje amigui :) Te iba a mandar mensaje, pero no sabía si ya tenías tu cel de volta. Anywho, sabes que se te extrañará, esperamos tus historias al regresar. Le mandas saludos a Gregory :D Y gracias por las recomendaciones laborales, esperemos aplique!

Te quiero amigui :)

arboltsef dijo...

Yeah, have fun. ^^

Nothingham dijo...

es la primera vez que comento, leo y lloro con tu blog. (la ultima es mentira) pero debo decir que es priceless.

en especial lo del carrito sandwichero.

el vico dijo...

HOLA LILIÁN
Muchos saludos, que te vaya muy bien, estoy seguro que tendrás unas experiencias maravillosas. Aquí te vamos a extrañar los chamuquitos

El Agus dijo...

El viaje y la narración del mismo se ve que empiezan bien. Para nosotros tus lectores que sólo conocemos de Perú a Wendy Sulca y a Laura Bozzo agradecemos que nos platiques cosas de allá.

Y también agradecemos (yo por lo menos) que nos digas zoquetes.

No dejes de postear por favor.

fonema dijo...

Postea cada detalle. Te sorprenderás después, al regresar, cuando veas tu ex-normalidad modificada.
Suerte y a caminar.

Fire_tony dijo...

¡yo quiero una inka cola!

La verdad no, prefiero la king cola.

Suerte en las Latinoaméricas.

Antara dijo...

Y aquí seguiremos acompañándote hasta que ya llegues, jeje.

Blue dijo...

Por estas ondas de mentes locas, te leo leeeeeejos como si algo hubiera cambiado aunque nunca nos hemos visto ja! Espero que encuentres lo que andas buscando y que nos mantengas al tanto. Saludotes!!!

Guffo Caballero dijo...

Uuuutsssss... Qué chingón es viajar.

En vez de mandarnos 18 años a la escuela para aprender puras pendejadas, deberían obligarnos a viajar ese mismo tiempo. Aprende uno más y mejores pendejadas, jejeje.

Saludos, Liliane.

Andrómeda dijo...

Me llenas la panza de envidia, pero lo que queda libre se me llena de alegría de poder seguir leyéndote mientras estás allá. Mucha suerte, aunque esos viajes son de esas cosas win-win, no hay pierde, siempre terminan dejándote lo maravilloso. Abrazos.

Unicornio dijo...

Peregrina "Á":

Sé que los Caballitos con Cuerno son poca cosa en esta Era de Indemne Tecnología, Vasta Ignorancia Histórica y Nula Conciencia Mitológica.

También sé que, por definición unicorniana, debemos ser invisibles, discretos, anónimos e infinitamente poderosos (changos, creo que deberás omitir esta última información, del todo "soberbial").
Resumiendo: no debemos mostrar que existimos.

Pero, así, así, como casi "cuates" (¿así se dice?), en nombre de mis camaradas pingüinos...

¿No habría forma de que nos trajeras un recuerdito de tu osado periplo, digamos, un sandwichito de ese legendario carrito?

¿Sí? ¿Porfis? (sic) ¿Con guarnición de hojas de coca, si se puede? (Un antojo es UN Antojo, compréndanme!)

Chás Gracias.

Invisiblemente, se despide,
el informado Unicornio...

Paula dijo...

Hola! me encanta el blog! todo lo que escribis está re bueno. Yo tengo un blog de crítica literaria y me gustaría que me agregues a tu lista de blogs, yo ya te agregué al mío. les dejo a todos el link para que pasen:
http://www.presadeldesconcierto.blogspot.com

iguanasranas dijo...

Buena suerte y buenos amigos es lo mejor que te puedo desear!!

Que tengas un excelente viaje, yo estoy a un mes también de salir a buscar la aventura lejos de casa. Y eso quisiera tener lejos de todos, amigos y suerte!!

Saludos Lilián, hasta siento como si te conociera, juju.

Chaoo

Pd. Algunas fotos estarian genial! jaja

sonicyou dijo...

Me perdi de algo! segun yo vives cerca de reforma, y odias a tus vecinos?

chamuco dijo...

yeah, que bien que no has perdido la cordura todavía y que has tenido que perder esa hora para escribir este post. No desesperes, las sorpresas grandes vienen casi siempre al final de la travesía. Anda, qué feliz me siento repentinamente. Abrazos chilangueros.

La Diabla dijo...

suerte en tu viaje, disfrutalo y vivelo lo mas que puedas.

ge zeta dijo...

Sí, yo nunca vería Into the Wild cuando esté partiendo a hacer un viaje.

Saludos. Disfruta el viaje, Lilián.

Axel dijo...

Leí su articulo, pero viendo el título me queda una duda:
¿En qué momento y como le robaron esa hora de su vida? ¿que acciones tomó usted para recuperarla o a quien le exigió que se la regresaran?
Sds

Axel dijo...

Leí su articulo, pero viendo el título me queda una duda:
¿En qué momento y como le robaron esa hora de su vida? ¿que acciones tomó usted para recuperarla o a quien le exigió que se la regresaran?
Sds