13 de febrero de 2008

Asquerosa Burocracia Estudiantil vs Bello Espíritu Adolescente

Ayer fui a la universidad a entregar unos papeles e imprimir mi recibo de inscripción. Por supuesto, las secretarias ineptas me trajeron dando innumerables vueltas alrededor de ochocientas noventa y cinco ventanillas, para luego regresarme a la número uno y entregarme un papelito insignificante.

A pesar de eso, mientras hacía mis trámites, me di cuenta de que era la última vez que iba a estar dando vueltas por el campus con unos papeles en la mano, el cabello volando al viento, el porte juvenil y envidiable,
la ilusión del universitario y la frustración de no estar titulado.

La verdad es que no extraño nada la universidad, ni creo extrañarla en un par de años. Todos estos días en que no me he aparecido por ahí, encerrada en las paredes de una redacción escandalosa y con canciones de Luis Miguel, me la he pasado fenómeno: adiós a dormirme en todas las clases, adiós a los chismes universitarios, adiós a dibujar en las últimas hojas del cuaderno, adiós al Maestro Ultra Sexy, adiós a los treinta maestros horrorosos y aburridos, adiós a la comida insípida de la cafetería.

Soy tan desesperada que ya no quiero sentirme "estudiante de universidad". Aunque no he perdido un solo año o semestre, aunque nadie de mi generación se haya graduado ya, aunque tengo sólo 21 años, ir a la escuela me parece algo inconcebible y anticuado a estas alturas.

Luego de formular estos pensamientos, y ver con algo de nostalgia a los otros universitarios que parecían felices en su con
dición de universitarios, me subí al camión. Estaba repleto de estudiantes de secundaria. Había uno que medía 1 metro 38 centímetros y decía más groserías que alguien que diría muchas groserías en un contexto absolutamente inverosímil como, no sé, ir en el camión y medir 1 metro 38 centímetros. Su hermano, casi idéntico a él, iba callado y meditabundo (las hormonas de la pubertad). En eso, se subieron siete carajitos muy ruidosos, entre los que sobresalían: un gordo que movía la cabeza oscilatoriamente, una gordota que traía muñequeras de Green Day y se la pasó hablando de cómo esta banda rockeaba tan duro que casi dolía, un monigote con vello facial que no abrió la bocota en todo el trayecto, y una muchachita con pestañotas que decía puras sandeces.

Su conversación fluctuaba entre los siguientes tópicos:
  1. La tarea de Inglés.
  2. Beyoncé.
  3. Quién es mejor: Televisa o Tv Azteca.
  4. Quién trae el mejor celular.
  5. Cómo televisa vetó a Green Day.
  6. Beyoncé.
  7. Groserías.
  8. Green Day es lo máximo.
  9. Ángel (el gordote) tenía un comportamiento extraño.
  10. Eugenia (la gordota) era muy rockera y le gustaba Green Day.
Luego empezó una canción de Avril Lavigne que el que medía 1 metro 38 centímetros empezó a cantar ipso facto. Yo pensé que tenía más personalidad que cualquiera que le doblara la estatura.

La conclusión es que no me gustaría estar en su lugar ni loca. Si me ofrecieran regresar a la secundaria, me negaría rotundamente. Sería como cuando llevas avanzado un gran trecho de Mario Bros y luego te matan y tienes que regresar al inicio del nivel. Qué flojera.

Y uno tenía peinados y atuendos horribles de más joven. Nomás miren:

En este viaje a San Joaquín, en el primer semestre de la universidad, solía peinarme y vestirme horrible (y esto es sólo 4 años atrás). Después de ver la horrípida imagen, me queda claro que NO debo cortarme el pelo.


Ah.

Y luego le cayó una bomba al camión y nos morimos todos.

14 comentarios:

Stephanie dijo...

creo que diviso a chalu en esa foto

Triquis dijo...

Chale, fany me ganó el primer comentario.

Pero droga yo creí que eras muy feliz en la uni, con tanta gente bonita que hay y tan buenos maestros y buenas clases y...bueno está bien, a mí también me urge irme.

DF allá vamos...

Don Rul dijo...

Sí, es absurdo que alguien tenga nostalgia por la escuela. Estudiar es más terrible que cualquier trabajo. Y las tareas y los malos maestros y los compañeros idiotas y la rutina y los trámites y la pobreza...
Yo por eso nomás acabé la secundaria y me salí para dedicarme de lleno a lo que me apasiona: robar rines de autos importados.

Don Rul dijo...

¿Por que tu amiguita te dice droga? Chale.

cineto dijo...

Qué hay en el piso que todos )los que tienen los ojos abiertos) lo miran fija/perdidamente?

Anónimo dijo...

A mí me gusta tu cabello corto, podría pasar horas acariciándolo.

Tú sabes quien soy, la persona más "ingenua" que hayas conocido (no, no soy chalu).

Yo soy ella dijo...

a mi me dió nostalgia un segundo el haber terminado la uni...


Yo recuerdo mi epoca de sencundaria y el primer recuerdo que viene a mi mente es a mi parada en la ventana del camion, cantando rudamente gimme da power de molotov... ohh me sentia yo tan grande!

[ Hródric ] dijo...

yo ni loco me tomo una foto con ese grupo....

qué tal si me descuido y me violan ???

sam dijo...

La burocracia Made in México...
Es inigualable, por cierto...done lanzan las bombas?

Bonito fin de semana.

Phantom dijo...

Jajaja no hay nada como la burocracia universitaria, es tan lindo que te hagan gestos, que te contesten feo, que te griten, que por cualquier papelito (rojo, verde azul) olvidado implícitamente te digan pendejo, ahhh que lindo!
Pd.- mmmmm ese anónimo no fui yo ehh.
Seré valiente de aquí en adelante!

glaukopis dijo...

jajajaja, yo tampoco soporto la universidad...aunque por ahora he encontrado mi equilibrio: 3 dìas en el trabajo, 2 dìas en la escuela...me falta un año para no volver a poner pie en esa facultad...què mierda...

mmhh...como puedes notar no tiendo a levantar el ànimo de las personas...lo ùnico que te podrìa decir es que un dìa te graduaràs y viviràs felìz por el resto de tus dìas...no, no puedo mentirte ;)

claudia dijo...

yo opino que si debes cortarte tu cabello...el cabello largo y chino ya fuee...lo de hoy es corto, en serio!! solo que tu necesitas un corte especial por que alo mejor lo tienes muy esponjado..... piensalo mejor, preguntale a tus amigas que opinan....

yo voto por que te lo cortes.. quien mas? quien mas?

tu chica yeye dijo...

jajaja... nah esta mas chingones asi los chinos superesponjados... a huevo que las de cabello chino somos sepsis!

yo no dejo de sonreir cada vez que recuerdo que ya termine la universidad... urgia.

ps. espero ya este mejor ;)

Lilián dijo...

Es más que obvia la razón por la que te la pasas fenómeno en la redacción; Luis Miguel. Después de que lo mencionaste el resto de tus explicaciones perdieron sentido para mi, porque, pus Luis Miguel lo explica todo, Tocaya!

Jajajaja

Saludos!!