7 de noviembre de 2007

Hoy por la noche planeo soñar con hombres atractivísimos y aprovecharme de la situación.

Soñé que soñaba. En el sueño dentro del sueño, estaba frente al señor Paul Banks en una habitación de hotel y lo miraba mientras se rasuraba. En el sueño a secas, le contaba esto a un musiquito de una banda indie con una playera a rayas negras y blancas y entonces él me decía:
- Ese Paul Banks… Muchas veces he planeado ataviarme con ropa más formal y presentarme con él en cualquier evento donde concordemos.
Ahí estaban otras personas; toda esta conversación era para despertar celos y otras emociones igual de ruines. Luego me besaba con el musiquito de look sospechosamente emo y pensaba: “Estúpida. Ambos son sueños y, sin embargo, prefieres besarte con el babas éste que con el real señor Paul Banks”.
Siempre he dicho que es muy fácil reconocer cuando estamos en medio del sueño y a partir de ahí hacer todo lo que deseemos. No lo digo porque una vez le haya escrito un mail al señor Wiley Wiggins y me haya respondido con un: “Qué bueno que te gustó Waking Life. Saludos”.
Fue esplendoroso.
A propósito del NaNoWriMo, he descubierto cosas excepcionales ahí. Sobre todo a una muchacha neoyorquina a la que le gustan los proyectos imposibles y escribió su novela (50 mil palabras) en un día. En su blog encontré una lista de 101 cosas que planea hacer en 1001 días y se me ocurrió que es un proyecto bellísimo, pero un poco turbio: me suena a la lista de cosas que un moribundo planearía hacer antes de morir.
Creo que es mejor planear las cosas a grandes rasgos, como un boceto general de lo que se avecina, y concretarlas sobre la marcha. El estrés, ah.
Todo esto parece de lejos un post azotado, pero en realidad son balbuceos escritos producto de haberme acostado a las 6 de la mañana.
Hola señor Albertson.

***
Lo prometido es deuda. En realidad, un recurso desesperado para subir el rating 1.2 puntos. La fotografía de un bikini:

Aquí, por si quieren sentirse moribundos y planeadores.


8 comentarios:

Phantom dijo...

Oras, un sueño dentro de un sueño, esa frase se me hace muy poética, muy profunda y de vez en cuando me da escalofríos. Y también me recuerda a una canción de The Alan Parsons Project “A Dream Within a Dream”, incluida en el cd de “Tales of Mystery and Imagination”, basado en los poemas y relatos de Edgar Allan Poe.
Saludos Lilián

Diego dijo...

Casemonos, tengamos 300 hijos... ya...

Lilián dijo...

No veo por qué no. Nomás que 300 hijos me suena exagerado. Conformémonos con el doscientón.

Un Ex Emo de tantos dijo...

Pos ese Paul Banks también es emo. Soñar con estrellas de bandas seudo-indie y bien retro es emo. Utilizar un bikini al final de un post, disque para subir audiencia, también es emo. ¿Cómo lo sé? Yo fui alguna vez emo. No quería aceptarlo, pero una vez que lo hice, logré salir adelante. ¿La cura? Jugo de zanahoria.

BuenasChambas dijo...

leíste "el arte de ensoñar"?? creo que te va a gustar ;)

hródric dijo...

no me digas que Paul Banks terminó colocándose ese bikini !! bonito bikini by the way.

hey. y qué tal si hubieras soñado en un trío con ese Paul ¿quién pudiera haber sido la tercera persona?

Lilián dijo...

La tercera persona sería... pues... YO.

Suena lógico.

Comiquísimo comentario (muy sentimental, también, y bastante sincero) del Ex-Emo señor aquí arriba.

Diego dijo...

Si ese docientos se vuelve fumable... pues... ahi me avisas.